20 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Los médicos saharauis podrán hacer sus prácticas en las Islas

Salud y el Colegio de Médicos han suscrito un convenio para ello

Lunes, 29 de febrero de 2016, a las 18:59
Redacción. Palma de Mallorca
El Servicio de Salud y el Colegio Oficial de Médicos de las Islas Baleares (COMIB) han suscrito un convenio de colaboración para que profesionales médicos saharauis hagan prácticas de formación especializada.

Reunión de la consejera, Patricia Gómez, con el Colegio de Médicos.

Este convenio promovido por la Consejería de Salud tiene por objeto que los profesionales médicos adquieran múltiples habilidades en las diferentes áreas de la atención primaria, como la clínica, la de organización y trabajo en equipo, o la de docencia, ha explicado la Consejería.

A estos facultativos, que completarán una estancia de un mes en un centro de salud, se les asignará un tutor responsable de la tutela, la planificación y la dirección de las actividades que desarrollen.
 
El director general del Servicio de Salud, Juli Fuster, y el presidente del COMIB, Antoni Bennasar, en presencia de la consejera de Salud, Patricia Gómez, han participado en el acto de firma del convenio, que permanecerá vigente durante el tiempo que dure el programa de formación especializada.
 
El objetivo general de la estancia formativa es que “los profesionales conozcan el sistema sanitario español y balear, la composición y el funcionamiento de los equipos de atención primaria, el uso de la historia clínica informatizada y de los sistemas de registro de los problemas de salud, la gestión de las patologías más frecuentes y de las visitas domiciliarias, y las actividades preventivas y de educación para la salud”, ha explicado la Consejería.
 
El Servicio de Salud se compromete a aportar los recursos materiales necesarios para llevar a cabo la formación, a proponer un tutor encargado de garantizar el desarrollo correcto del proceso formativo y a cooperar con el COMIB en la formación. Por su parte, el COMIB se encarga de ofrecer un programa adecuado a las necesidades formativas de los profesionales, de designar a un tutor, de fijar el plan de trabajo y de emitir un informe de evaluación final sobre las tareas llevadas a cabo, entre otras funciones.