15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Los médicos de Barcelona apuestan por el ‘big data’ si garantiza el anonimato

La institución colegial considera “altamente relevante” para el sistema el proyecto Visc+

Viernes, 10 de abril de 2015, a las 15:54
Redacción. Barcelona
El Colegio de Médicos de Barcelona ha considerado "innegables y enormes" las ventajas del proyecto sanitario Visc+ de venta de datos sanitarios, si se hace con garantías de anonimato. En un documento de posicionamiento emitido este viernes, la junta se ha hecho eco de las reflexiones de la Comisión de Deontología, que afirma que ha destacado los beneficios del uso de grandes bases de datos en la investigación observacional.

Padrós, presidente del colegio.

Después del plante al consejero de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, por parte de todos los grupos políticos menos CiU y ERC este jueves en el Parlament por la aprobación de las bases del proyecto Visc+ la pasada semana, el colegio ha alegado que "permite la obtención de resultados comparables a los de un análisis prospectivo, mucho más costoso en tiempo y medios".

El COMB ha considerado "altamente relevante" para el sistema sanitario catalán el proyecto Visc+, que ha dicho que en su formulación actual incluye las salvaguardas y garantías exigibles. Ha remarcado que esto debe hacerse de acuerdo con la normativa deontológica y de los mecanismos de anonimato "más seguros posibles" con garantías para prohibir el cruce con datos de otras bases de datos con finalidades no sanitarias.

Ha defendido que el uso de datos recogidos en las historias clínicas se limite a la asistencia o a finalidades epidemiológicas, de investigación o de docencia. Ha recordado que el proyecto Visc+ "se construye a partir de datos anonimizados de salud", y ha pedido a la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias (Aquas) que ofrezca la opción de salir del sistema global de datos a través d ela figura 'opt out' que ya contempla el proyecto.

"La colaboración del sector público con la empresa privada no es un hecho intrínsecamente malo, sino al contrario si se hace de forma bien diseñada y debidamente controlada", señalan los médicos en el documento. También constatan la complejidad del programa y la sensibilidad de los datos que se deben usar, y para los que ha requerido una "extrema pulcritud" en la puesta en marcha con las debidas exigencias médicas.

ENLACE RELACIONADO


Salud no pondrá en marcha el ‘big data’ sin escuchar a los ciudadanos (09/04/15)