Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 10:40

Los hospitales de Torrevieja y Vinalopó enseñan a pacientes con daño neurológico cómo recuperar el habla

El objetivo es dotarles de las herramientas necesarias para volver a comunicarse

Jueves, 05 de marzo de 2015, a las 15:38
Redacción. Alicante
Las Unidades de Logopedia de los hospitales universitarios de Torrevieja y Vinalopó, coincidiendo con la celebración del Día Europeo de la Logopedia el 6 de marzo, han compartido un encuentro con pacientes que sufrieron recientemente un ictus o un infarto embólico, con el objetivo de hacer balance de sus experiencias y ayudar a otros pacientes en su misma situación.

Elena Gras, logopeda de Vinalopó, enseña a un paciente.

La celebración de este día permite dirigir la mirada a la actividad profesional de los logopedas dando a conocer sus conocimientos y enfatizando la importancia de la intervención de las alteraciones de la comunicación, el lenguaje, el habla, la voz, la audición y la deglución. Por todo lo anterior estos profesionales han organizado una cita con pacientes con los que trabajan para dotarles de las herramientas y aprendizajes necesarios para volver a comunicarse.

El tema de este año se centra en las alteraciones de la comunicación producidas por daño neurológico adquirido. De acuerdo con la Federación Española de Daño Cerebral, el daño cerebral es el resultado de una lesión súbita en el cerebro que produce diversas secuelas de carácter físico, psíquico y sensorial, entre ellas, pérdida de memoria y dificultades en el habla.

La afasia es un síntoma de una lesión que afecta a las redes responsables del lenguaje en el cerebro, lo que produce, en consecuencia, que la capacidad de la persona para producir y para comprender el lenguaje se vea notablemente mermada. El grado de discapacidad que produce la afasia depende de la localización de la lesión y de la severidad del daño neurológico que se ha producido.

“La gente no es consciente de la importancia de no poder expresarse hasta que un día dejan de hablar; una persona que ha sufrido un ictus y no que no puede comunicarse mediante el habla o entender lo que dice otra persona sufre mucho, tanto por él como por su propio entorno”, han afirmado Ana Abadía y Elena Gras, logopedas de los Hospitales Universitarios de Torrevieja y Vinalopó, respectivamente.