Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

Los cargos de las mutuas sin ánimo de lucro quedarán exentos de las incompatibilidades

Los conflictos de intereses centran el análisis de una norma ya polémica antes de su nacimiento

Domingo, 15 de diciembre de 2013, a las 20:46
Ricardo Martínez Platel / Imagen: Miguel Ángel Escobar. Madrid
El Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales no ha dejado a nadie indiferente. Uno de los apartados que ha levantado más polvareda es el que se refiere a las incompatibilidades. Según el texto, se inhabilitaría a cualquier cargo directivo colegial que compagine su función con un cargo en la Administración, en un partido político, sindicato, patronal, aseguradora o mutua de previsión social “que puedan tener relación con la corporación colegial del cargo directivo”. Sin embargo, Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería, ha asegurado que “se ha buscado una solución específica a AMA y PSN” en la redacción de la norma.

Manuel Gómez Benito, presidente del Colegio de Médicos de Salamanca;Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería; Kepa Urigoitia, presidente del Colegio de Médicos de Álava; Pedro Hidalgo, presidente del Colegio de Médicos de Badajoz;y Alfonso Villa Vigil, presidente del Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos de España.

Manuel Gómez Benito, presidente del Colegio de Médicos de Salamanca: Estoy de acuerdo con el régimen de incompatibilidades que recoge el Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios profesionales. Esta medida servirá para evitar conflictos de intereses y que exista una equidad entre todos los dirigentes de estas profesiones. Es una manera de hacer presentes la ética y la deontología y garantizar la independencia. Además ayudaría a salvaguardar el prestigio de la propia institución y también la dignidad profesional. De llevarse a cabo, las consecuencias serían beneficiosas para la clase sanitaria.

Manuel Gómez Benito y Máximo González Jurado ofrecen
su visión.

Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería: Es un debate fuera de lugar, aunque estoy encantado de participar en él. En un país que pretendemos que sea moderno, esto no tiene ninguna razón de ser. Nos falta conocer qué son los colegios profesionales. Al igual que para ser gerente venimos proponiendo que se seleccione de entre aquellos que han adquirido una formación previa para saber gestionar, debería hacerse igual para llegar a estos cargos corporativos. Seguimos en el pasado, creyendo y confundiendo los colegios profesionales entre corporativistas o sindicales. Este debate sería imposible de plantear en cualquier país europeo o Estados Unidos.

Es imposible que un presidente de un colegio profesional pudiese tener alguna otra actividad diferente que la que debe tener como responsable último de ese órgano regulador. Me da vergüenza tener que soportar en una ley que se diga que se es incompatible por una serie de circunstancias, que lo tendría que señalar el sentido común. Además, este tema ya lo han resuelto. Sabemos que se ha solventado el asunto y quién lo ha hecho políticamente. Así aparecerá recogido en el siguiente texto que salga. Han influido altísimos niveles políticos que han incidido para que se produzca una pequeña variación y quede resuelto. Las únicas entidades que han hablado sobre ello han sido las de seguros relacionadas con el mundo de la sanidad. Sugiero una gran encuesta nacional y preguntemos a nuestros representados si quieren que sus cargos directivos sean compatibles o no. 

Alfonso Villa Vigil, presidente del Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos de España: Estamos ante una ley que me deja una sensación agridulce. Por un lado, tiene elementos positivos, pero por otro, entre líneas se puede observar que hay un acoso a los colegios profesionales. Parecemos el adversario o el enemigo de todos los gobiernos. Discrepo que en un país moderno y serio esté debate no pueda darse. Respecto al asunto del conflicto de intereses, hay que señalar que puede haber muchos y no están recogidos en ninguna ley. Cuando surgen, hay procedimientos para evitarlos, entre otras, que las personas implicadas sean eximidas de tomar la decisión.  En principio, puede parecer que me afecta porque soy consejero de una mutua, pero como voy a dejar de ser presidente del Consejo General de Odontólogos en las próximas elecciones no tendré ningún problema. Por eso, hablo desde la absoluta independencia y el sentido común. Otro asunto con el que no estoy de acuerdo es que no se pueda contratar a personas por razón de parentesco. Es una discriminación vergonzosa. Tampoco hay que olvidar que hay ciertas mutuas que han nacido de los colegios profesionales y, por tanto, es normal que exista un nexo ideológico y de desarrollo. Otra cosa distinta es que desde un cargo de un colegio se beneficie a alguien o se le sitúe en una posición de favor.

Alfonso Villa Vigil,  Kepa Urigoitia y Pedro Hidalgo dan su punto de vista.

Kepa Urigoitia,  presidente del Colegio de Médicos de Álava: Se habla de incompatibilidades porque la transparencia que se está pidiendo ha demostrado, en los últimos tiempos, ser una auténtica opacidad. No es el caso de los colegios. Ni somos partidos, ni somos cargos públicos, ni tenemos una financiación pública y gestionamos las cuotas de nuestros colegiados. Se está queriendo lavar la cara de otros, pero en la figura de terceros. No tengo inconveniente a la hora de reconocer que en determinados momentos puedan surgir incompatibilidades. En este país brilla por su ausencia la presunción de inocencia. Aquí a todo el mundo se le considera culpable y lo mejor es quitarle tentaciones. No creo que sea la línea más idónea. Obviamente, para el que incumpliera para eso está el régimen sancionador.

Cuando se plantea un conflicto de intereses, basta con abstenerse del proceso en cuestión. Lo que se analiza es la objetividad de los colegios. Para mí no hay mejor encuesta que la que reflejan los procesos electorales. Y por último, señalar que se tiene la misma dignidad profesional si se pertenece solo al colegio o a más sitios. En mi caso, mi doble pertenencia ha repercutido de manera positiva, tanto para la colegiación, como con respecto al sindicato. Compaginar cargos no es ni sindicalizar el colegio, ni colegiar el sindicato, pero el único responsable de mis 24 horas soy yo.

Pedro Hidalgo, presidente del Colegio de Médicos de Badajoz: Estamos hablando de buen gobierno y transparencia. Esto no puede ser un comprobante de quién es digno y quién no. Sobre la idea de hacer encuestas, los médicos tienen un filtro que está hecho con unas votaciones en las que uno presenta sus compromisos. Esto no son encuestas de opinión, sino de votación democrática. Además está el filtro de los estatutos de cada colegio. El anteproyecto de ley que habla de transparencia no entra en los colegios profesionales para hablar del buen gobierno, sino en la transparencia en el acceso a la información. Los colegios son corporaciones de derecho público, y ahí sí queremos esas paredes de cristal. Paredes que no sean tener a la Administración dentro de nuestra propia casa, porque para ser independientes no están subvencionadas, ni sufragadas. No hay que poner el ventilador de la duda. Nosotros nos hemos pronunciado y apostamos por el cumplimiento de nuestros códigos y estatutos.

Máximo González Jurado: Coincido con casi todas las cosas que se han expuesto. No se puede poner en tela de juicio la honorabilidad de las corporaciones. Son las más limpias, autónomas e independientes que conozco en este país, porque todavía no ha aparecido ningún escándalo de un colegio profesional. Sin embargo, no hemos generado la cultura de colegio profesional. El concepto desde el que estamos reclamando esa posición de autoridad competente, como órgano regulador y corporación de derecho público no nos lo han dejado ejercer nunca. Efectivamente que hay muchas más incompatibilidades, como por ejemplo las académicas. Estoy de acuerdo con Kepa Urigoitia en que si eres un hombre de prestigio, te eligen en el sindicato, en el colegio y donde te presentes. Eligen a un líder que ha demostrado honestidad y competencia. No critico esas actuaciones, sino el fondo de la cuestión. Hay momentos en los que puede haber conflictos de intereses entre instituciones. Desde la experiencia, puedo afirmar que afrontar una dualidad en ocasiones resulta imposible.

Máximo González Jurado señala que “se ha buscado una solución específica” .

Manuel Gómez Benito: Le quería preguntar al señor González Jurado si podría contar aquí la información que ha anunciado que tiene.

Máximo González Jurado: Se ha buscado una solución a AMA y PSN específica en la redacción de la ley. Está en el ánimo de todos, saber qué ministro o ministra ha podido incidir, y no es la de Sanidad, o qué altos consejos que existen en el país informan a los gobiernos. Estoy dando pistas suficientes de quiénes han podido influir en el Ministerio de Economía para poder buscar una salida para que la ley se siga respetando, porque el régimen de incompatibilidades además es una imposición de la Unión Europea, no es un capricho. Se ha buscado una solución pacífica que salvaría de que se pueda aplicar en estas dos mutuas.


Manuel Gómez Benito: Pues si se aceptan estas cosas, no estamos haciendo nada bien.

Máximo González Jurado: Yo también lo creo así, pero la política es la política.

Manuel Gómez Benito: Eso es ir en contra de la voluntad de muchos. De esta manera seguirá el enfrentamiento y la división. Yo estaría de a favor de realizar una encuesta nacional. ¿Por qué no preguntamos a los colegiados sobre las incompatibilidades? No es lo mismo querer comparar esta encuesta con unas elecciones. La independencia del colegio no excluye este problema. Si se llega a modificar no se puede compaginar con la ética. Tuvimos una ocasión para arreglarlo y parece que no se va a solventar y vamos a propiciar que los colegiados se irriten más y desconfíen de los colegios y de nosotros.

Kepa Urigoitia: La desconfianza de los colegiados existe, pero no por la figura compartida de sus cargos representativos, sino porque hay una desafección absoluta por múltiples motivos que no vienen al caso. Las defensas de algunos de las incompatibilidades también encierran muchos miedos para quitar competidores. Los colegios están vírgenes respecto a la opacidad que otros sí tienen. No hemos dado pie a que este tema esté encima de la mesa. Si se exceptúan ahora a entidades como AMA y PSN hay que señalar que el borrador del texto habla de todas las entidades de aseguramiento. Algunos creen que habría que separar las incompatibilidades retributivas de las funcionales.

Alfonso Villa Vigil: Es muy difícil delimitar las incompatibilidades. Es más grave que se puedan tener participaciones en empresas, ser miembros del comité directivo de un hospital o incluso en la universidad. O se hace un régimen completo y exhaustivo de incompatibilidades, que sería infinito o hay que meter las más importantes. En definitiva, con cualquier entidad con la que pudieran surgir conflictos de intereses inherentes a un cargo colegial.

Máximo González Jurado: La desafección colegial es evidente. Nosotros hacemos encuestas y cuando presenté la primera pensaron que la había manipulado de lo mal puntuados que salíamos. El colegio no está para dar nada y sí para exigir todo. La función de los colegios profesionales es proteger la salud de los ciudadanos, como así lo ha reflejado el Tribunal Constitucional cuando en algunas demandas de médicos y enfermeras. Es irrelevante si se trabaja en lo público o en lo privado, porque la función de la entidad colegial es la misma, proteger la salud de los ciudadanos. Tampoco parece razonable que una ley de colegios pivote sobre el Ministerio de Economía. No es lógico. Porque ellos lo ven desde un punto de vista estricto de la competencia economicista. Estamos pagando justos por pecadores. Cuando hace una indicación a un colegiado, lo hacemos con el pleno convencimiento de que le estamos ofreciendo lo mejor, lo contrario sería muy grave. Pero tengo pruebas de que se pueden estar tomando decisiones en favor de entidades por terceras circunstancias. Hay que separar claramente las funciones que tenemos. Creo que las incompatibilidades no solo serían buenas para la ética, sino también para la estética de las organizaciones.

Pedro Hidalgo: Igual que señalan que ahora ha habido lobby para tratar de quitar las incompatibilidades, yo sé que también hubo presión para que se pusieran. En Europa ninguno de los que tienen cargos relevantes cumple. Estarían fuera todos. El compromiso se recoge en el Código Ético, en las elecciones, con democracia, transparencia y honorabilidad.

Conclusiones del debate.

Conclusiones

Manuel Gómez Benito: Muchas veces ocurre que, en el caso del binomio colegio-sindicato, se utiliza al primero para argumentar y actuar después como sindicato. Los conflictos de intereses reflejan que se dan casos de incumplimientos. Algunas empresas eligen a los presidentes de los colegios para formar parte de su consejo porque les da prestigio. Pero de ahí deriva una relación muy directa entre ese cargo y la mutua en cuestión, porque también tienen su remuneración económica. Las encuestas tienen mucha importancia porque a los médicos no se les está informado como sería conveniente.

Máximo González Jurado: El Ministerio de Economía no tuvo ningún reparo en comentarnos las presiones que estaban sufriendo y de dónde venían. Y más tarde, en una reunión en la que yo no era el único interlocutor, se dijo la solución. Lo único que sugiero es que los miembros de la mesa que tienen relación con las entidades implicadas, se lo pregunten. En cualquier caso, me parece injusto. O se quita el régimen de incompatibilidades o se establece para todos, en igualdad de condiciones. No entiendo porque hay tanta intranquilidad cuando todos decimos que somos muy honestos. Debemos ser rigurosos. Dar un trato de favor, como se pretende en la ley, a determinadas entidades me parece una vergüenza. Le sugeriré al presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, que hagamos esta encuesta conjunta. En cualquier caso, me comprometo a hacerla en mi profesión, sin ninguna duda.

Alfonso Villa Vigil: Nosotros en nuestra organización solo tenemos a dos presidentes afectados por el anteproyecto de ley, uno que soy yo en AMA y otro en PSN. No hemos organizado ningún debate al respecto. ¿Por qué hay que tener una dedicación exclusiva para percibir una compensación económica? Hay profesiones en las que se puede dejar un sustituto, como los farmacéuticos, en la mía no. No veo ningún problema en que, estando de acuerdo la asamblea colegial, se paguen unos emolumentos que traten de compensar el lucro cesante. Tampoco se trata de unos honorarios. Pretender la exclusividad es un intervencionismo más propio de un gobierno de ultraizquierda que de uno supuestamente liberal. Respecto a las incompatibilidades cambiaría ese listado incorrecto e incompleto y englobaría  cualquier conflicto de intereses por razones de tipo personal, laboral o económico.

Kepa Urigoitia: Se está prejuzgando a aquellos que estamos en más de un sitio. Yo entiendo que sí que es posible compaginar. Son las personas las que marcan el cariz. Todos coincidimos en que puede haber momentos en que haya conflictos de intereses. Las incompatibilidades serían un intento de quitar las tentaciones de raíz. En más de una ocasión me he salido de mi junta directiva y he vuelto cuando había concluido la votación de un asunto que podría afectarme. Lo entiendo así. Los colegios están para defender la profesión, los sindicatos a los profesionales. Serían las propias entidades colegiales las que deberían abordar este asunto, si se tiene en cuenta su autorregulación y no esta futura ley.

Pedro Hidalgo: Europa no nos ha mandado las incompatibilidades, sino que lo que quiere es que se haga una ley de colegios, para que los ciudadanos tengan garantías. ¿A quién le interesa un colegio de médicos fuerte? Al ciudadano, no a la Administración. Si no es una ley de control, se podría decir que es de tutela. Dicho es esto, es obvio que la norma no va a ir dirigida a potenciar a los colegios profesionales, porque la ley no la hacen los ciudadanos. Es importante saber para quién estamos trabajando.