Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 09:15

Las UGC, puente para acercar AP al hospital

El uso de las nuevas tecnologías es clave para conseguir ese acercamiento, según los directivos

Viernes, 10 de abril de 2015, a las 13:26
David García / Imagen: Cristina Cebrián. Plasencia (Cáceres)
El análisis de los directores gerentes de diferentes áreas de la sanidad pública coincide en el reto de futuro de las unidades de gestión clínica: el acercamiento de la Atención Primaria a la Atención Especializada u Hospitalaria, y viceversa.

De izquierda a derecha, César Téllez, director gerente de las Áreas de Salud de Badajoz y Llerena-Zafra del Servicio Extremeño de Salud; Juan José Garrido Romero, director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Extremeño de Salud y moderador; José Pinazo, director gerente del Área de Gestión Sanitaria Este Axarquía (Málaga) del Servicio Andaluz de Salud; y Luis Verde, director gerente del Área Integrada de Santiago de Compostela del Servicio Gallego de Salud.



Así lo han puesto de relieve Juan José Garrido Romero, director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Extremeño de Salud; Luis Verde, director gerente del Área Integrada de Santiago de Compostela del Servicio Gallego de Salud; José Pinazo, director gerente del Área de Gestión Sanitaria Este Axarquía (Málaga) del Servicio Andaluz de Salud; y César Téllez, director gerente de las Áreas de Salud de Badajoz y Llerena-Zafra del Servicio Extremeño de Salud. Lo han hecho dentro del debate sobre este asunto que se han celebrado durante el Encuentro de Directivos de la Salud de Extremadura que se está celebrando en Plasencia (Cáceres) y organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de VitalAire, Siemens y Air Liquide Healthcare.

Garrido, moderador del debate, ha sido contundente sobre las unidades de gestión clínica: la distancia entre Atención Primaria y Especializada u Hospitalaria “es muy grande” y ha apuntado además que todo ello ocurre “a pesar de todo lo que comparten como las nuevas tecnologías para cuestiones de formación e información o sobre procesos asistenciales integrados que están coordinados”.

“La integración debería desarrollarse mucho mejor”, ha declarado.

Garrido explica los retos a los que se enfrentan las UGC.

El resto de participantes en el debate se ha mostrado de acuerdo en esta premisa.

Por ejemplo, José Pinazo ha relatado que su trayectoria como gerente comenzó precisamente en Atención Primaria y que una vez que pasó al nivel superior (dirigir un área) puso en marcha mecanismos, “fantasías” como él las ha denominado, para acercar ambas unidades tal y como pensaba que se debía hacer cuando estaba en AP. “Meter bajo un mismo paraguas la Atención Primaria con los hospitales es mucho trabajo; en entornos pequeños es fácil superarlo pero en los grandes no”, ha explicado.

Pinazo cree además que existen aún oportunidades en el desarrollo de servicios (transferencia de pacientes, continuidad y gestión compartida) para aplicar en urgencias o en materno-infantil por ejemplo que reducirían esas diferencias.

César Téllez por su parte ha compartido su experiencia de gestión en Extremadura y ha enfatizado que “gerencia única es trabajo en equipo, trabajar de forma coordinada”, y en este sentido ha valorado el esfuerzo de sus equipos, que han tenido que integrar dos áreas que estaban totalmente separadas a su llegada al cargo.

Téllez ha enumerado algunos delos objetivos buscados en gerencia única, como mejorar la atención y la comunicación entre niveles asistenciales o la motivación de los empleados, y ha lanzado una pregunta: “¿se están cumpliendo esos objetivos?”. A su juicio, y al menos en el área que dirige, cree que “los resultados en cuatro años son satisfactorios”. Además, ha enumerado que la gestión única tiene tres patas: Atención Primaria, Salud Pública y Atención Especializada, todas enfocadas al paciente, aunque cree que falta una pata, la atención sociosanitaria. Téllez ha reconocido que siente muchas veces que se encuentra en medio de una lucha entre AP y especializada, y es eso lo que tienen que resolver.

El turno de exposiciones lo ha finalizado Luis Verde, que ha lamentado que su región, Galicia, tal vez se esté quedando atrás en lo que a gestión única se refiere y cree que el reto es “dar una continuidad e integración en el proceso asistencial, que el paciente no note que hay una ruptura entre esos procesos”.

Imagen de una de las preguntas planteadas a la audiencia.

Verde también ha dado relevancia al papel de los profesionales en estos procesos. “Es importante cuidar de los profesionales”, ha declarado, al tiempo que ha reconocido que sabe que estos profesionales quieren progresar y a través de las unidades de gestión clínica se les debe facilitar ese desarrollo.

La importancia de las nuevas tecnologías

Todos los participantes del debate han hecho hincapié en que el uso de las nuevas tecnologías es vital para el desarrollo de las unidades de gestión clínica.

Luis Verde por ejemplo ha explicado que “difícilmente podrán llevar a cabo la integración sin herramientas como las nuevas tecnologías”, y ha destacado elementos que ya están en marcha en Galicia como las recetas digitales o las e-consultas.

José Pinazo ha ido más allá en el asunto y ha asegurado categórico que “con las nuevas tecnologías hay pocas excusas para no poder pasar información veraz entre las unidades clínicas de gestión”.

Para César Téllez, el uso de las nuevas tecnologías debe ir acompañado de otras medidas como trabajar en grupos interdisciplinares, en jornadas de integración o en protocolos conjuntos, además de hablar el mismo lenguaje, manejar un presupuesto único aunque compartimentado y una estructura administrativa única.

Valoración de la puesta en marcha de las unidades de gestión

El debate ha contado también con la participación de los profesionales asistentes, a los que se les ha formulado dos preguntar para valorar la implantación y el buen o mal funcionamiento de las unidades de gestión clínica.

La primera de ellas ha planteado si la gerencia única ha demostrado su eficacia. Para casi la mitad de los asistentes, el 44 por ciento concretamente, la respuesta es sí; mientras que un 28 por ciento cree que no y el 28 restante cree que todavía no se dispone de evidencia alguna al respecto.

La segunda pregunta ha planteado cuál es el factor más importante en el éxito de la gerencia única y una amplia mayoría, el 74 por ciento, considera que es la capacidad de colaboración de los profesionales. Para el 15 por ciento son los sistemas de información compatibles y el 11 restante considera que son las nuevas tecnologías.

ENLACES RELACIONADOS:

Los médicos exigen apoyo a sus directivos en la gestión de las agresiones (09/04/2015)