Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Martes, 09 de abril de 2013, a las 15:02

Redacción. Sevilla
El Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos, en colaboración con los Laboratorios Kern, Normon, Sandoz y Stada, ha iniciado una campaña de lanzamiento y difusión entre los pacientes andaluces del Sistema Personalizado de Dosificación de Medicamentos (SPD), un nuevo servicio que puede solicitarse ya de forma generalizada en las farmacias de Andalucía, puesto que más de 1.500 farmacéuticos han recibido formación específica y han sido acreditados por sus respectivos Colegios profesionales para prestarlo.

De izquierda a derecha, Alberto Govantes, director comercial de Normon; Gracia Espuelas, head pharmacist de Sandoz; Antonio Mingorance, presidente del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y Mar Fábregas, directora general de Stada.

Todas estas farmacias lucirán un distintivo que muestra esa acreditación, y realizarán el SPD de acuerdo con un protocolo (PNT) común para todas ellas, que asegura que el servicio se presta con los mismos criterios y garantía de calidad en todas las oficinas de farmacia andaluzas acreditadas y para todos sus pacientes, y siempre bajo la supervisión directa de un farmacéutico.

El SPD consiste en un sistema de organización de la medicación que ayuda a los pacientes a seguir su tratamiento, de modo que sepan perfectamente qué medicamento deben tomarse cada día y a qué hora. A través de este sistema, el paciente recibe la medicación prescrita por su médico “organizada” por su farmacéutico en un envase tipo blister que contiene alvéolos donde se introducen las dosificaciones de los distintos medicamentos para cada toma diaria. Con ello, se reducen los errores en la toma de medicamentos, se evitan problemas de manipulación y conservación, y de confusión e intoxicación involuntaria.

El Consejo Andaluz ha sentado con los respectivos Colegios profesionales provinciales las bases a través de las cuales se prestará este servicio en las farmacias andaluzas, bases que contemplan un protocolo normalizado, común para todas las oficinas de farmacia, con las máximas garantías de calidad y seguridad. De acuerdo con ese protocolo, el servicio de dosificación personalizada se prestará de manera independiente y posterior a la dispensación, con un coste asequible para el paciente, y será realizado bajo la supervisión de un farmacéutico acreditado y con formación específica, siguiendo un procedimiento de emblistado, etiquetado y envasado común en todas las oficinas de farmacias acreditadas.