14 dic 2018 | Actualizado: 17:40

Las farmacéuticas, a la cabeza en Acción Social

Las áreas en las que más invierten son, por este orden, salud, educación e intervención tras catástrofes naturales

vie 23 mayo 2014. 13.25H
Laura G. Rueda. Madrid
El sector farmacéutico es el que destina un mayor porcentaje de su beneficio antes de impuestos a programas sociales, en concreto, casi un 12 por ciento. Así lo indica el estudio ‘Unlocking the value of social investment’ elaborado por la consultora KPMG.

Inversión en Acción Social por sectores.

El informe, que analiza las carencias existentes en el reporte de los impactos generados por la inversión en programas sociales de las empresas, se basa en la información de 100 compañías de diez sectores de actividad, entre ellos el farmacéutico, procedentes de 11 países –Australia, Brasil,  China, Alemania, Italia, Japón, Holanda, Korea del Sur, España, Estados Unidos y Reino Unido–.

El porcentaje de recursos que los laboratorios dirigen a programas relacionados con la salud, la educación, el medio ambiente o la innovación, entre otras áreas, está muy por encima de la  media de inversión entre todos los sectores analizados –transportes, finanzas, automóvil o alimentación, entre ellos–, que es de un 2,5 por ciento del beneficio antes de impuestos.

En cuanto al área predilecta de las farmacéuticas en lo que a Acción Social se refiere es la salud, seguida de la educación y la intervención tras catástrofes naturales. De hecho, el alto volumen de recursos económicos destinados por el sector a iniciativas sociales está relacionado con la donación de medicamentos a países en desarrollo; así como con las medicinas empleadas en la asistencia a pacientes sin recursos.

Medir los resultados de las acciones es crucial

Entre las principales conclusiones del estudio destaca también el hecho de que, pese a que las compañías destinan miles de millones a programas de Acción Social, desconocen el impacto generado por los mismos, ya que no realizan un seguimiento y reporte adecuados. Tal y como refleja KPMG, apenas 20 de las compañías analizadas miden los impactos de las acciones que financian y solo 32 realizan un informe detallado de la estrategia de inversión desarrollada.

“Las empresas destinan enormes cantidades de recursos a programas sociales”, asegura el socio de KPMG Neil Morris, que ha liderado el estudio, y añade, “los más de 12.000 millones de dólares (en torno a 8.800 millones de euros) que han invertido estas compañías equivalen al presupuesto anual para ayuda al desarrollo de un país”.

En opinión del experto, “medir el impacto de estas inversiones puede ser complicado, pero es crucial para  entender cómo de efectivos son los programas llevados a cabo, cómo pueden mejorarse y hacia dónde dirigir los recursos económicos para obtener mayores beneficios”. “Una estrategia de inversión social es esencial en este proceso”, recalca.