Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Viernes, 08 de junio de 2012, a las 13:52

EL DEBATE DE REDACCIÓN MÉDICA
LA MAYORÍA DE LOS GRANDES CENTROS NO HA RECURRIDO A ESTE MODELO
Las concesionarias otorgan al gerente de hospital la posibilidad de gobernarlo con criterios de empresa
Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana no han dudado en potenciarlas

Javier Barbado / Imagen: Diego S. Villasante y Adrián Conde. Madrid
El perfil idóneo del gerente de hospital se parece al de un profesional sanitario con la experiencia y competencia suficientes como para gozar del prestigio y respeto de la plantilla que dirige. Si los trabajadores le conocen y le respaldan, el modelo de gestión del centro en liza queda en un segundo plano, si bien la mayoría de los altos cargos directivos invitados por Sanitaria 2000 a este debate coincide en que, si se dispone de la autonomía de mando que proporciona la colaboración público-privada, la capacidad de maniobra del gerente gana muchos enteros. Los máximos responsables de los servicios regionales de salud de Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, Luis Carretero y Manuela García, respectivamente, explican aquí por qué se han decantado por fórmulas de trabajo que incorporan a operadores externos. Asimismo, el foro se ha enriquecido con la presencia de gerentes tanto de hospitales de gestión mixta como solo pública, y, como representante del directivo sanitario, el presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud, Joaquín Estévez.

Ignacio Martínez Jover, José Soto, Javier Barbado (moderador), Manuela García Reboll, Luis Carretero y Joaquín Estévez.

Joaquín Estévez, presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa): Hay un tópico que dice que toda crisis supone una oportunidad. Si en una situación normal se ha abusado por parte de los políticos –en algunos casos y en algunas comunidades autónomas– del nombramiento de gerentes no profesionales, creo que, en un momento en el que se debería exacerbar la imaginación [de los políticos], tomarse unas medidas mucho más duras y más eficientes, y, sobre todo, profesionalizar el sector para que los centros estén mejor gestionados, la crisis supone, en efecto, una buena oportunidad para que los políticos nombre solo a profesionales [al frente de los hospitales].

Estévez explica el proyecto de Sedisa y critica la rigidez del hospital público. Soto defiende la gestión tradicional.

Ignacio Martínez Jover, gerente del Hospital Torrejón de Ardoz de Madrid: Creo que estamos ante una oportunidad, un momento muy bueno para retornar a pensar en el sentido que tiene la gerencia de un hospital. Es tan importante cumplir con los presupuestos como mejorar la eficiencia y reanimar el discurso de la productividad, y, al mismo tiempo, recordar el papel del gerente como persona que tiene una visión global de hacia dónde va el hospital.

José Soto, gerente del Hospital Clínico San Carlos de la Comunidad de Madrid: Quiero hacer un llamamiento a la unidad. Es decir, si alguien es nombrado para llevar a cabo la función directiva de un hospital como empresa de prestación de servicios sanitarios, es porque quien le nombra confía en que lo haga bien.

Manuela García Reboll, secretaria autonómica de la Agencia Valenciana de Salud: Yo creo que para tener la garantía del éxito en la labor de un directivo, éste debe cumplir al menos cuatro requisitos no necesariamente vinculados con la ideología. Uno es que goce de la confianza de quien le pone. Es decir, puede que no tenga excesiva experiencia, pero si una persona demuestra actitudes y aptitudes (sobre todo lo primero) seguirá seguramente una trayectoria, a lo largo del tiempo, que por lo menos empieza por buen camino. La segunda está en la capacidad de liderazgo, y por tal entiendo capacidad de comunicación: una persona, por muy buena gestora que sea, si no comunica bien a sus profesionales, difícilmente va a ser respetado. Esto último es, precisamente, la tercera condición: que sea respetado en su ámbito; no necesariamente tiene que ser conocido pero, si es un profesional, preferentemente del mundo de la Medicina, que haya sido respetado en su ámbito, sin duda parte de mucha garantía.

Opiniones de Martínez Jover, García Reboll y Carretero.

Luis Carretero, gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha: En estos últimos meses hemos renovado el equipo directivo del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y, en un momento como éste en el que nos encontramos en una situación difícil, donde hay que tomar decisiones muy complicadas, que afectan mucho a las personas, resulta fundamental tener buenos profesionales al frente de los equipos. En un hospital, una persona sin la preparación suficiente ni puede entrar a un quirófano, ni puede sentarse en una consulta, ni puede estar en una planta de hospitalización cuidando pacientes, cuando más, la persona que dirige el hospital tiene que ser una persona formada, con capacidad y con experiencia suficiente para acometer una tarea como esa.

Ronda de conclusiones:

-La crisis acentúa la exigencia de que el nombramiento de los gerentes de hospital se correlacione con su capacidad profesional demostrada.

Cada ponente explica cómo debería ser el gerente.

-El directivo debe predicar con el ejemplo, ser respetado en su ámbito de actuación y demostrar aptitudes y actitudes para el cargo que ejerce.

-El directivo de la salud a menudo sufre recortes en su salario y debe moverse en el ámbito de la vida funcionarial, que nada tiene que ver con su condición y funciones.

-La excesiva rotación de directivos y su deficiente comunicación con los sanitarios a menudo crean una imagen distorsionada del gerente de hospital.

-En la concesión administrativa, puede darse una bicefalia entre el gerente, que depende de ella, y el resto del equipo directivo, vinculado a la Administración. Pero esa bicefalia ya se da, en realidad, en los hospitales dirigidos de la forma tradicional entre el gerente y el director financiero.

-Los hospitales de concesión administrativa son más eficientes que los de gestión tradicional debido a su flexibilidad, pero eso no quiere decir que la calidad de sus prestaciones sea necesariamente mejor, según la secretaria autonómica de la Agencia Valenciana de Salud, Manuela García.

Lea el debate completo

Vea aquí el debate completo en Sanitaria2000.tv