El 28% de los equipos de diagnóstico, monitorización y terapia supera los 10 años de antigüedad



15 ene 2014. 17.26H
SE LEE EN 6 minutos
Redacción. Madrid
Desde hace meses, la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) viene denunciando el constante incremento de los niveles de obsolescencia de los equipos tecnológicos de los hospitales españoles. De hecho, un informe de Fenin del pasado mes de noviembre resaltaba cómo en términos generales España se aleja de los patrones europeos de renovación de equipos marcados por Cocir (European Coordination Commitee of the Radiological, Electromedical and Healthcare IT Industry). Ahora, un nuevo informe resalta como son pocos los casos en los que las autonomías cumplen con estos criterios.

Ignacio López, presidente del sector de Tecnología y Sistemas de Información Clínica de Fenin.

Entre las conclusiones de este nuevo estudio destaca que el 28 por ciento de los equipos de diagnóstico, monitorización y terapia de los hospitales de las distintas autonomías puede considerarse obsoleto, es decir, supera los diez años de antigüedad. De acuerdo con las llamadas ‘reglas de oro de Cocir’, los criterios para la evaluación de equipamiento médico son tres: al menos el 60 por ciento del equipamiento médico tendrá una antigüedad de instalación inferior a cinco años; menos del 30 por ciento tendrá una antigüedad de entre 6 y 10 años y, por último, como máximo el 10 por ciento de la base instalada tendrá una antigüedad superior a diez años.

Según denunciaba Fenin en noviembre, esta situación “puede comprometer la seguridad de los profesionales sanitarios y pacientes”. Detrás de la falta de renovación de equipos se observa la sombra de la crisis económica, que ha venido acompañada de una importante reducción en la inversión hospitalaria. Esta situación afecta “a la eficiencia, seguridad y calidad del sistema sanitario”, se ha señalado desde la patronal en múltiples ocasiones, que además ha insistido en los “importantes costes asociados” que puede suponer este problema.

Mapa de obsolescencia autonómico

La actualización del informe ‘Perfil Tecnológico Hospitalario en España’ con los datos por Comunidades Autónomas dibuja un mapa de obsolescencia de los equipos tecnológicos clave en los centros hospitalarios alejado de las ‘reglas de oro de Cocir’.

En todo caso, cada autonomía presenta una situación distinta en función de la ‘familia’ de dispositivos que se tome como referencia. Así, en el caso de los sistemas de monitorización, el 40 por ciento de los sistemas utilizados en Asturias y Canarias superan los diez años de uso, mientras que Comunidad Valenciana y Extremadura, con un 60 por ciento de los equipos por debajo de los cinco años de antigüedad, y Castilla y León, con un 56 por ciento, se ajustan más a las recomendaciones de Cocir.

En lo que respecta a las salas de intervencionismo guiado por la imagen, más del 60 por ciento de tienen una antigüedad por debajo de los cinco años en Baleares y Murcia, mientras que la País Vasco, Cantabria, La Rioja, Comunidad Valenciana y Ceuta y Melilla presentan los mayores niveles de obsolescencia. En este campo hay que resaltar que no se cuenta con datos de Aragón, Asturias y Extremadura, ya que estas regiones cuentan con menos de diez salas de intervencionismo, que era el mínimo indicado para el estudio.

Los sistemas de diagnóstico por imagen concentran los mayores niveles del problema de la obsolescencia. Así, más del 30 por ciento de las tomografías computarizadas (TC) de Aragón, Castilla y León y Extremadura superan los diez años de antigüedad, mientras que las autonomías con más equipos por debajo de los cinco años se encuentran en Galicia (50 por ciento), Madrid (47 por ciento) y País Vasco (45).

Perfil de los equipos de Tomografía Computarizada en las Comunidades Autónomas.
Nota (*): Resto CC.AA. incluye Cantabria, Navarra, La Rioja e Ingesa.


En el caso de las resonancias magnéticas, las más antiguas se encuentran en Castilla-La Mancha, Extremadura y Castilla y León, mientras que en el perfil más innovador en estos equipos encuentran Baleares, Canarias y País vasco, con un promedio del 43 por ciento de los equipos con menos de cinco años. Por último, dentro de los sistemas de diagnóstico por imagen, más del 30 por ciento de los ecógrafos de la Comunidad Valenciana y Castilla y León supera los diez años de vida, mientras que Asturias y País Vasco disponen de más del 45 por ciento de equipos con una edad inferior a cinco años, “muy por debajo del 60 por ciento indicado por Cocir”, ha recalcado Fenin.

Otros casos que preocupan a Fenin son los equipos de soporte vital y las terapias de calor. En el primer caso, los criterios de obsolescencia podrían extender su ciclo de vida hasta los 12-15 años. Aun así, la Comunidad Valenciana y Murcia se sitúan a la cabeza de dispositivos de menos de cinco años, mientras que más del 40 por ciento de los equipos de Andalucía, Aragón, Asturias y Canarias superan los doce años. En el caso de las terapias de calor, más del 43 de los equipos instalados en Aragón, Asturias y Galicia supera los doce años de antigüedad, mientras que autonomías como Castilla y León y Murcia disponen de más del 40 por ciento de estos equipos con una edad inferior a cinco años.

Plan de choque

Ante esta situación, Fenin ha solicitado un plan de choque para la actualización del equipamiento existente para proveer de una mayor vida útil y añadir nuevas funcionalidades o actualizar las disponibles en los equipos instalados. Asimismo ha recomendado la planificación de la renovación urgente de los equipos más antiguos, poniendo énfasis en la implantación de innovaciones tecnológicas que permitan desarrollar los procesos asistenciales “de manera más eficiente para el sistema sanitario y segura para el paciente y los profesionales”.
ENLACES RELACIONADOS:

Acceda al estudio de Fenin

La falta de inversión en tecnología aleja a España del patrón europeo de obsolescencia (06/11/13)

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.