Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:10

La Unidad de Continuidad Asistencial de Terrasa atiende el 50 por ciento de episodios de crónicos complejos

El 73 por ciento de la demanda ha sido a través de enfermeras especializadas

Martes, 27 de enero de 2015, a las 16:15
Redacción. Barcelona
Desde su puesta en funcionamiento en 2012, la Unidad de Continuidad Asistencial (UCA) del Consorci Sanitari de Terrassa ha identificado a 2.700 pacientes crónicos complejos que en la mayoría de casos son atendidos en su entorno, evitando desplazamientos innecesarios al hospital y reportando mayor tranquilidad y satisfacción a este tipo de enfermos.

Boi Ruiz.

En cuanto a Hospital de Día de este tipo de pacientes, más del 50 por ciento de la actividad ha sido gestionada por la UCA, para dar respuesta a descompensaciones, y el 73 por ciento de la demanda ha sido a través de enfermeras especializadas (174 episodios) y el resto a partir de las valoraciones hechas por la UCA en urgencias.

Según ha informado este martes la Consejería de Salud de la Generalitat, la creación de este servicio se corresponde con el progresivo envejecimiento de la población y un incremento de la incidencia y prevalencia de la patología crónica.

La Unidad de Continuidad Asistencial (UCA) del Consorcio Sanitario de Terrassa (CST), se creó a finales del 2012 con el objetivo de prestar una atención coordinada más preventiva y proactiva a los pacientes crónicos complejos (PCC) que son los que tienen una situación clínica de gestión difícil, así como facilitar la accesibilidad entre los diferentes niveles asistenciales.

La UCA está liderada por una enfermera gestora de casos (IGC) que hace práctica avanzada, es decir tiene los conocimientos expertos que le ayudan en la toma de decisiones ante las situaciones complejas y que coordina y gestiona el conjunto de las actuaciones.

En este servicio también trabajan profesionales de diferentes niveles de atención, enfermeras gestoras de casos de Atención Primaria y hospital, médicos, trabajadores sociales y personal administrativo.

Durante el 2013 el personal médico atendió 448 episodios de descompensación, mayoritariamente en el domicilio del paciente, necesitando en casi todos los episodios intervenciones de práctica avanzada.