14 nov 2018 | Actualizado: 16:40

La sanidad española, por detrás de la de Macedonia

El acceso a la excelencia depende de la capacidad del usuario de complementar la atención pública con la privada

Martes, 26 de enero de 2016, a las 13:04
Eduardo Ortega Socorro. Madrid
¿Está el sistema sanitario español cercano a la excelencia? No, según sus usuarios. Una encuesta realizada por la Health Consumer Powerhouse entre 974 asociaciones de pacientes pone a España en la cola de Europa en lo que sanidad se refiere.

Ranking de la sanidad europea por puntuaciones entre 0 y 1.000, según pacientes y usuarios. Fuente: Health Consumer Powerhouse.



Concretamente, ocupa el puesto 19, por debajo de países como Croacia, Estonia y Macedonia, aunque por delante de Italia, Malta e Italia. El informe indica que nuestro país, a pesar de que se reconoce que España ha mejorado respecto a ediciones anteriores del análisis (el Euro Health Consumer Index), adolece de una “enorme variación regional” y de que el acceso de los pacientes a la “excelencia” en la atención sanitaria depende de que pueda pagar  sanidad privada como suplemento de la pública, una característica compartida con Italia.

El informe también incluye otros indicadores en los que España también se encuentra en el vagón de cola Europeo. Basándose en datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estado español es el séptimo que menos gasto sanitario ejecuta por paciente. Sin embargo, la cantidad de médicos por cada 100.000 pacientes y el gasto farmacéutico per cápita (sumando prescripción y medicamentos de OTC) son superiores a la media europea.

Por otro lado, los tres países cuya sanidad mejor percepción tiene por parte de los usuarios son Holanda, Suiza y Noruega, países en los que se destaca la inversión per cápita en sanidad y el modelo sanitario.

Atenuación de la crisis

El análisis también aborda el efecto de la crisis financiera en los sistemas sanitarios, y cómo parece que sus efectos se atenúan. A pesar de que la cabeza del ranking está copada por países de rentas altas, lo cierto es que los ocho países peor clasificados han registrado grandes mejorías entre 2014 y 2015.

Sin embargo, su efectos siguen ahí, y como ejemplo están los retrasos y las restricciones en el acceso a nuevos medicamentos, “una táctica muy popular para contener el gasto sanitario en muchos países".

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda al informe

Los pacientes apuestan por el modelo concertado (26/01/16)