20 nov 2018 | Actualizado: 18:50

La salud frena la caída del nivel de bienestar en España

Es el único indicador junto a los de la relación vida-trabajo y la seguridad que se mantiene por encima del notable

Martes, 28 de mayo de 2013, a las 19:03

Redacción. Madrid
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha elaborado un nuevo ránking entre los países más desarrollados del mundo, esta vez sobre la percepción de bienestar de la ciudadanía. En el 'Índice para una Vida Mejor', España queda rezagada de las primeras potencias en el puesto 20 de 36, y no cae más gracias a las buenas notas obtenidas en salud (8,6 sobre 10), seguridad (8,6) y relación vida-trabajo (9).

Percepción del estado de salud de los ciudadanos de la OCDE. España ocupa el puesto número 8 de 36 con un 8,6 de media.

El informe destaca valores clásicos de la salud de los españoles, como la esperanza de vida al nacer, 82 años, cifra mayor que el promedio de la OCDE de 80 años. Asimismo, el análisis destaca que el gasto total en salud en España representa el 9,6 por ciento del PIB, cifra cercana al promedio de la OCDE de 9,5 por ciento. España se clasifica por debajo del promedio de la OCDE en términos del gasto en salud por persona, con un montante de 2.391 euros en 2009, en comparación con la media de la OCDE de 2.540. Entre 2000 y 2009, el gasto en salud por persona en España aumentó, en términos reales, un 4,7 por ciento por año.

La salud de los españoles suspende sin embargo en tabaquismo y avanza peligrosamente en obesidad. España ha avanzado en la reducción del consumo de tabaco, con una tasa de adultos fumadores habituales del 26,2 por ciento, muy por debajo del 41 por ciento de 1985. No obstante, la tasa sigue siendo más alta que la media de la OCDE que se sitúa en el 21,1 por ciento. En España, la tasa de obesidad afecta al 16 por ciento de los adultos, aunque sigue siendo menor que la media OCDE situada en el 17,8 por ciento.

A la pregunta “¿Cómo calificas tu salud?”, el 75 por ciento de los españoles contestaron que era buena (media OCDE del 69%). Cerca del 86 por ciento de la población adulta que ocupa el 20 por ciento superior de la escala de ingresos en España calificó su salud como “buena” o “muy buena”, en comparación con cerca del 70 por ciento obtenido de la población adulta que ocupa el 20 por ciento inferior de la escala.