Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

La Ribera utilizará robots humanoides en un proyecto terapéutico con niños autistas

El departamento busca la mejora de las habilidades sociales y cognitivas de los menores

Jueves, 16 de abril de 2015, a las 11:43
Redacción. Valencia
El Hospital Universitario de La Ribera participa en un proyecto terapéutico con niños con Trastornos del Espectro Autista (TEA), en el que contará con el apoyo de robots humanoides. El objetivo de este proyecto de investigación es constatar la utilidad de este tipo de robots en las terapias en niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y contribuir a la mejora de las habilidades sociales, comunicativas y cognitivas de los menores, así como reducir el riesgo de los síntomas secundarios como la agresividad o la irritabilidad.

Manuel Marín, gerente del Hospital de La Ribera.

Para ello, el Hospital de La Ribera contará con un robot programable, especialmente diseñado para la interacción con personas, y que puede realizar una gran variedad de movimientos como caminar, realizar gestos con los brazos, mover la cabeza, coger objetos, etc. Este robot, que ha sido presentado en el centro alcireño, está equipado con un sintetizador de voz para comunicarse en lenguaje natural, así como de una cámara de vídeo y de un micrófono para reconocer imágenes y voz.

El robot está cedido por el Laboratorio de Robótica de la Universidad Jaume I (UJI), encargado de coordinar el proyecto de investigación, que se llevará a cabo en virtud a un acuerdo firmado el pasado mes de julio entre la Universidad, el Departamento de Salud de La Ribera, la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio) y el Instituto de Diagnóstico e Investigación de Niños con Espectro Autista (Idinea) de la asociación Pro-Discapacitados Prosub.

Según ha destacado la investigadora principal del proyecto en el Hospital de La Ribera, Josefa Juan, “con este estudio pretendemos demostrar que el uso de robots puede ser beneficioso para la terapia con estos niños, ya que pueden actuar de intermediarios entre el niño y el terapeuta, o entre varios niños para facilitar la relación social”.

Desarrollo del proyecto de investigación

Para ello, durante nueve meses, el Hospital Universitario de La Ribera llevará a cabo dos sesiones semanales de terapia con robots con 30 niños con TAE, con edades comprendidas de entre 4 y 7 años.

Según ha señalado Juan, “se realizará un estudio de los niños antes del tratamiento (pre-intervención), a los 3, 6 y 9 meses (final del tratamiento) y a los 12 meses (3 meses después del tratamiento), para obtener las correspondientes conclusiones”.