16 nov 2018 | Actualizado: 18:20

La política divide a los ginecólogos sobre el zika

Cataluña defiende hacer análisis a todas las gestantes, con síntomas o sin ellos

Sábado, 05 de marzo de 2016, a las 18:48
Juanma Fernández. Madrid.
El zika podía y finalmente ha sido una nueva oportunidad para la dispersión entre España y Cataluña; ocasión, por cierto, que afecta a la política pero también a la medicina. Si el pasado 15 de febrero el Ministerio de Sanidad en colaboración con la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) difundía un plan especial para embarazadas ante la citada enfermedad, apenas tardó una semana Cataluña en emitir el suyo propio.

María Elena Carreras, presidenta de la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología; y Juan Mario Troyano, presidente del comité científico de SEGO.

María Elena Carreras, presidenta de la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología, explica una de las principales diferencias entre ambos planes, pues en la Comunidad Autónoma se harán análisis de sangre a todas las mujeres que hayan viajado a zonas afectadas por la epidemia de zika, un mes antes del embarazo y durante la gestación, tanto sintomáticas como asintomáticas. “El 70 por ciento no tienen síntomas y si las obviamos perderíamos mucha trasmisión”, comenta Carreras.

El programa emitido por el Ministerio, en cambio, plantea solamente controles a las que presenten síntomas. “Es verdad que también recomendamos hacerlos a todas las gestantes hasta las 16 semanas y se debería haber incluido en el algoritmo que publicamos”, matiza Juan Mario Troyano, presidente del comité científico de SEGO. Este mismo reconoce que “para el resto, no tiene sentido hacer tantos análisis, serían un gasto desmedido e inútil porque a partir de la semana 16 ya no hay riesgo de microcefalia”.

Para Troyano, la ecografía es la prueba esencial en el control del embarazo de una mujer que haya podido contraer zika. “No tiene sentido decir que cada dos semanas es demasiado”, afirma. Una aseveración que tiene que ver con las palabras de Carreras, que acusa al protocolo ministerial de ser demasiado invasivo con la madre en este aspecto. “El cerebro es el órgano que más tarde se desarrolla y no es necesario mirarlo tan a menudo porque generamos todavía más estrés en la mujer y no ganamos nada”, explica la especialista, que se adhiere a las ecografías cada 4 semanas. Argumento que Troyano no entiende, dada la “alarma social” que se ha generado más allá de las ecografías.

Desde la citada Sociedad catalana explican que desconocían que el Ministerio de Sanidad hubiera hecho ya un programa para embarazadas cuando ellos publicaron el suyo. Una afirmación que, desde el otro lado, hace dudar a Troyano. Aun así, el especialista cree que “todos los profesionales tienen derecho a dar su visión”, una declaración que no omite su deseo de que en cuestiones así hubiera más unanimidad: “Desde luego, lo interesante sería el consenso”.

ENLACES RELACIONADOS:

Sanidad aprueba el protocolo para embarazadas con riesgo de padecer zika (15/02/16)

Zika: Cataluña hará controles sin que haya síntomas (22/02/16)