21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

La plantilla de oncólogos especializados en cáncer de mama crece un 4% desde 2014

Las pruebas genómicas han beneficiado a 160 pacientes desde 2014

Jueves, 24 de septiembre de 2015, a las 12:21
Redacción. Sevilla
Aquilino Alonso ha destacado, durante su intervención en el Pleno del Parlamento andaluz, que “en Andalucía trabajan cerca de 500 profesionales especializados en cáncer, una plantilla que ha aumentado en el último año en un 4 por ciento”.

Aquilino Alonso.

El consejero de Salud ha comparecido para explicar los últimos avances en el tratamiento del cáncer y ha destacado que la incorporación de pruebas genómicas de carácter pronóstico o predictivo en la atención a las mujeres con cáncer de mama permiten identificar mejor a las pacientes que pueden someterse a quimioterapia, mejorar la precisión y respuesta al tratamiento.

En este sentido, ha recordado que “desde 2014 y hasta agosto de este año, se han beneficiado de este tipo de pruebas
un total de 161 pacientes”. Se estima que anualmente puedan someterse a esta prueba alrededor de 400 mujeres.

Estas pruebas estiman el riesgo de recurrencia de la enfermedad o predicen con la mayor precisión posible la respuesta a la terapia adyuvante. De esta forma, se pueden clasificar a las pacientes en diferentes subtipos genéticos para determinar el tratamiento más adecuado de manera individualizada.

Tal y como ha señalado Alonso, “básicamente, las pruebas genómicas identifican mejor a las pacientes que, por su riesgo de recurrencia, podrían beneficiarse o no de quimioterapia, con el objetivo de aumentar la supervivencia en cáncer de mama y mejorar la calidad de vida”.

Para someterse a esta técnica, la paciente y el tumor deben cumplir una serie de criterios generales y específicos. Como criterios generales, se encuentra que el tumor operado esté comprendido entre 0,5 y 5 centímetros, que no estén afectados los ganglios linfáticos ni haya metástasis o que los receptores de estrógeno positivos superen el 1 por ciento, entre otros.

Las pacientes deben cumplir además una serie de requisitos como edad igual o superior a 18 años, dar su consentimiento por escrito y tener una situación general adecuada, que le permita, en caso necesario, someterse a quimioterapia adyuvante y terapia hormonal.

La indicación de la prueba la realizan los oncólogos de los hospitales que cuentan con Unidades de Oncología Médica, tras haber informado suficientemente a la paciente sobre las consecuencias que pueden derivarse.