21 nov 2018 | Actualizado: 11:20

La OCDE pide a España igualar las advertencias sanitarias entre tabaco y alcohol

La organización pide a los gobiernos mejorar las políticas de prevención ante el aumento de consumo en menores.

Martes, 12 de mayo de 2015, a las 18:46
Redacción. Madrid
El consumo de alcohol deja al año cerca de tres millones de muertes. Una fuerza arrolladora que supera en conjunto las tasas de mortalidad del VIH, la tuberculosis y la violencia según revela un nuevo informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sobre el uso nocivo del alcohol en el mundo.

Así,  en el año 2012, el 5,9 por ciento de todas las muertes quedaron en manos del impacto de dicho producto, capaz de aumentar la incidencia de enfermedad cardiovascular, gastrointestinal y el número de tumores y situándose como quinta causa de defunción.

En medio de este escenario, la organización insta a los gobiernos a mejorar sus políticas de prevención bajo la regulación de los impuestos. Sin embargo, va más allá, y en el caso concreto de España  solicita la aplicación de normativas más coercitivas, como la regulación de patrocinios o la inclusión de advertencias sanitarias como las que ya son visibles en los paquetes de tabaco.

La OCDE refleja una caída de los niveles de consumo durante los últimos 30 años en nuestro país, aunque la media (9,8 litros per cápita en 2010) aún se encuentra por encima de  la europea (9 litros) entre la población mayor de 15 años. Asimismo se observa que la distribución está fuertemente concentrada, pues el 20 por ciento de la población que más bebe consume hasta el 58 por ciento de todo el alcohol que se consume en el país

En comparación  con las naciones vecinas, España obtiene el puesto 18 en una lista de 34 países coronada por los estonios, los que más consumen con 12,3 litros de alcohol puro por habitante y año, seguidos de los austríacos (12,2), los franceses (12) y los irlandeses (11,7).

A nivel social, el informe pone de manifiesto una mayor prevalencia de consumo de riesgo en el caso de mujeres con un alto nivel de estudios, mientras que, en los varones la tendencia se revierte y el abuso es más frecuente en el cupo poblacional sin formación.

Uno de los puntos que más preocupa a la entidad es el aumento en la proporción de niños menores de 15 años que consumen, habiendo pasado del 30 por ciento al 43 en el caso de los varones y de un 26 al 41 en niñas durante la última década.

“El costo para la sociedad y la economía de consumo excesivo de alcohol en todo el mundo es enorme”, ha señalado el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, quien ha presentado el informe en París (Francia). “Este informe proporciona una clara evidencia de que las políticas de prevención del abuso de alcohol, incluso caros son rentables en el largo plazo, y subraya la necesidad de una acción urgente por parte de los gobiernos”, ha advertido.