Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

La izquierda navarra, en contra del Proyecto de Ley que modifica el Banco de Sangre y Tejidos

Se han presentado dos enmiendas a la totalidad que se debatirán en el próximo pleno

Lunes, 19 de noviembre de 2012, a las 19:28

Redacción. Pamplona
Los grupos parlamentarios Nafarroa-Bai, Bildu-Nafarroa e Izqueirda Ezkerra han presentado dos enmiendas para la devolución del Proyecto de Ley Foral por la que se modifica la creación de la entidad pública denominada Banco de San Sangre y Tejidos de la Comunidad Foral de Navarra (BSTN) y estableció la organización de la red transfusional y de células y tejidos humanos de Navarra (RCTHN) por la que se regula el Banco de Sangre y Tejidos de Navarra.

Marta Vera, consejera de Sanidad.

En el próximo pleno se debatirá esta cuestión que según Nafarroa-Bai y Bildu, no apoyan: “No han pasado ni dos años desde que se aprobara la Ley Foral”. Asimismo, han destacado la desidia que mostró el Gobierno de Navarra a la hora de desarrollar una ley que no “deseaba” y le fue impuesta por la mayoría política.

Los grupos parlamentarios que han presentado la enmienda, se han reafirmado en que el Proyecto pretende desvirtuar la propia esencia y potencialidad de una entidad pública “creada escasamente hace dos años”.

“Es una exigencia ineludible crear un organismo público que centralice y tenga atribuidas funciones de banco de sangre, células y tejidos para la Comunidad Foral y garantice el cumplimiento de la compleja y exigente legislación vigente”, han explicado Nafarroa-Bai y Bildu.

Igualmente, han criticado que el proyecto promueve una redenominación de la entidad y que el Gobierno ha alegado que “no se produce una creación de una entidad pública como tal” y que “la estructura orgánica sea desarrollada junto con el resto de estructura orgánica del SNS-O, en un instrumento jurídico más apropiado y ágil a la hora de adaptarse a las necesidades reales de cada momento”.

Tanto Bildu como Nafarroa-Bai han afirmado no estar de acuerdo con el planteamiento de gestión que se propone, ya que según estos partidos los requisitos de calidad y normas de seguridad implican la necesidad de una mayor autonomía de gestión.

Además, han hecho hincapié en que el proyecto también modifica otro aspecto que consideran esencial, según los partidos se atribuyen menos funciones a lo referido a la hemodonación y tejidos y propone la eliminación de todos los aspectos relacionados con los órganos humanos. “No hay interés en desarrollar o mejorar la actual ley, sino mermarle su potencialidad”, han dicho.

Anula la colaboración con Adona

La Ley anula el convenio de colaboración con la Asociación de Donantes de Sangre de Navarra (Adona) para la planificación y promoción de la donación de sangre y médula ósea que establecía la Ley Foral. “En el proyecto de ley foral del Gobierno de Navarra, en vez de regular la actividad en base a los principios recogidos tanto en la legislación estatal como europea, se da un paso atrás en el control público sobre toda la actividad relacionada con los órganos humanos”, han anunciado desde Bildu y Nafarroa-Bai.

Por ello, estos partidos han presentado esta enmienda a la totalidad, para la devolución al Gobierno del presente proyecto de ley foral, “ya que consideramos que el único interés del Gobierno es retroceder en el camino avanzado en esta materia”.

Izquierda Ezkerra tampoco está de acuerdo

Desde Izquierda Ezkerra han defendido que el Proyecto de Ley Foral que se presenta inutiliza la ley de 2010, “que es más amplia ya que regula todo lo relativo a la donación, extracción y trasplante de órganos que la nueva propuesta normativa”.

Asimismo, ha indicado que no recoge la legislación europea en relación con la hemodonación, tejidos  y órganos. En esta línea han opinado que “lo más conveniente y oportuno” sería incluir la legislación europea en la nueva legislación navarra como lo han hecho otras comunidades autónomas del Estado.

Izquierda Ezquerra ha reiterado que procede adaptar las normas a la legislación y las circunstancias actuales, otorgando un tratamiento global e integral tanto de las donaciones de sangre, células, tejidos y órganos humanos como de la utilización médica de las mismas.