Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:20

La huelga en la sanidad registra el seguimiento más bajo desde que se inició la protesta

Ha sido secundada por un 0,6 por ciento de la Atención Primaria y un 7,2 en la Especializada

Lunes, 15 de octubre de 2012, a las 16:13

Redacción. Oviedo
La quinta jornada de huelga en la sanidad pública asturiana de las convocadas por el Sindicato Médico del Principado de Asturias (Simpa) ha tenido un seguimiento del 0,6 por ciento en Atención Primaria y del 7,2 por ciento en Atención Especializada. El dato ponderado de seguimiento en el conjunto de la sanidad pública asturiana es del 5,1 por ciento, el más bajo desde que se inició la protesta, según ha informado el Gobierno del Principado.

Javier Alberdi, secretario general del Simpa.

En Atención Primaria, la incidencia de la huelga ha sido del 0,6 por ciento, con siete facultativos en huelga en el conjunto de las ocho áreas sanitarias, seis de ellos en el área V, con cabecera en Gijón. En las áreas sanitarias I, II, III, IV, VI y VIII, no ha habido ningún facultativo de atención primaria en huelga.

En Atención Hospitalaria, la mayor incidencia se ha concentrado en el área sanitaria VII, con cabecera en Mieres, con un seguimiento del 17,4 por ciento, y las menores incidencias se han registrado en las áreas sanitarias I, II, IV y VIII, con cabecera en Jarrio, Cangas del Narcea, Oviedo y Langreo, respectivamente, con un seguimiento de la huelga inferior al 4 por ciento. El 7,2 por ciento de seguimiento de la huelga en atención hospitalaria es también el más bajo de la semana.

Los estudiantes lamentan que los sindicatos limiten la huelga al conflicto laboral

La Asamblea Abierta de Estudiantes de Medicina y Ciencias de la Salud ha lamentado este lunes el deterioro de la sanidad, al tiempo que critica que “las cúpulas de los sindicatos del sector sanitario” estén conduciendo las reivindicaciones de la huelga sanitaria en Asturias “solamente en clave de conflicto laboral, dejando a un lado el evidente problema social”.

Así, desde la Asamblea instan “a conformar un frente de lucha tan amplio que abarque a los profesionales sanitarios, las personas preocupadas por el servicio público de salud y a toda la sociedad en su conjunto, una ‘marea blanca’ en defensa de la salud que sea capaz de hacer frente a todas las políticas mercantilistas y privatizadoras que desean convertir nuestra salud en un negocio”.