Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 13:20

La Facultad de Medicina de Zaragoza homenajea a los 160 nuevos médicos

La consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte, Dolores Serrat, ha presidido el evento

Lunes, 18 de junio de 2012, a las 18:33

Redacción. Zaragoza
La consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Dolores Serrat ha presidido, junto al decano de la Facultad, Javier Castillo, y el presidente del Colegio de Médicos de Zaragoza, Enrique de la Figuera, el acto de despedida de la promoción 2006-2012 de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza.

Javier Castillo, Dolores Serrat y Enrique de la Figuera.

El acto académico, que ha contado con el patrocinio del Colegio de Médicos de Zaragoza, se ha desarrollado, por vez primera, en la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza. El profesor José Luis Olivares ha impartido la lección magistral que abría el acto académico, bajo el título ‘Evolución de la pediatría española con especial referencia a Aragón’. Tras la entrega de distintivos, el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza, Enrique de la Figuera, se ha dirigido a los nuevos graduados y ha procedido a la toma del juramento hipocrático de los nuevos médicos, que estos han realizado puestos en pie.

El acto ha continuado con la Oración de Maimónides por parte de los cuatro delegados de curso y los discursos institucionales del decano, Javier Castillo, y de la consejera de Educación, Dolores Serrat, médico de formación. Como viene siendo habitual, ha actuado el coro del Colegio de Médicos, que ha cerrado el acto con el himno académico universitario del ‘Gaudeamus Igitur’.

Es la primera vez que la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza sale de sus instalaciones para celebrar un acto académico de esta naturaleza. La razón fundamental de este cambio ha sido la falta de espacio que se venía experimentando a lo largo de los últimos años. Y el Colegio de Médicos de Zaragoza, que venía patrocinando ya este evento, se ha mostrado sensible a esta necesidad y ha contribuido a que se pudiera encontrar un nuevo marco, adecuado al evento por su tamaño y acorde a la dignidad de un acto académico que cada año emociona más.