Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

La ecocardiografía en UVI evita el control hemodinámico invasivo

Elude el uso del catéter para monitorizar al paciente crítico

Jueves, 25 de febrero de 2016, a las 12:51

Raúl Vicho.

Redacción. Dénia (Alicante)
La ecocardiografía en las unidades de vigilancia intensiva (UVI) ha llegado al punto de sustituir el control hemodinámico con técnicas invasivas, pues, con el tiempo, los médicos han perfeccionado la correlación de la prueba con el estado clínico y fisiológico del paciente, de manera que resulta fiable para monitorizar al paciente mientras se le estabiliza.

Entre otros hospitales, el Marina Salud de Dénia imparte clases especializadas para disponer del mayor número de posible de intensivistas y anestesiólogos entrenados en el uso de la ecocardiografía, tal como ha quedado expuesto en el III Curso de Ecocardiografía Básica en el Paciente Crítico.

Dirigido por Raúl Vicho, de la Clínica Quirón Palma Planas, un referente nacional en la materia, y María Serna, anestesióloga del Área de Cuidados Críticos del Hospital de Dénia, el curso se celebra estos días.

La técnica de control electrocardiográfico del paciente ingresado en UVI se considera de invasión mínima y permite obtener una imagen del corazón de la que se deducen los principales parámetros hemodinámicos como la función miocárdica o la circulación venosa y arterial.

El procedimiento tradicional para el control hemodinámico consiste en la introducción de un catéter en la vena para medir y controlar la presión sanguínea de manera que, poco a poco, ésta técnica está siendo sustituida por la ecocardiografía, un procedimiento menos invasivo, del que el Hospital de Dénia se erige como referente nacional, y que redunda en una mayor seguridad para el paciente.