17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

Italia y España dirigirán el sindicato médico europeo

Después de tres años sin representación española en la Ejecutiva de esta organización sindical

Martes, 13 de octubre de 2015, a las 18:19
David García. Madrid
Albert Tomás, presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, ha sido elegido vicepresidente primero de la Federación Europea de Médicos Asalariados, la FEMS por sus siglas en francés, después de tres años sin representación española en la Ejecutiva de esta organización sindical.

Albert Tomás.

Tomás, que aspiraba al cargo junto a otro profesional de nacionalidad austríaca al que finalmente derrotó, ha valorado para Redacción Médica su elección y ha avanzado que, como ha dicho “allí y en todas partes”, su intención es la de “trabajar para intentar conseguir de Europa un mínimo común denominador entre todos los médicos europeos”.

El dirigente de CESM ha explicado que Enrico Reginato, italiano, ha sido elegido de nuevo presidente por consenso, después de tres años en el cargo en los que "lo ha hecho bien" y por tanto no había motivos para presentar otra candidatura alternativa.

El recién elegido vicepresidente de la FEMS ha hecho hincapié en que la idea es tratar de recortar las diferencias que existen hoy en día entre los médicos europeos tanto a nivel salarial como en cuanto a condiciones laborales, y las ha definido como “abismales”.

“Vamos a ver si somos capaces de reunirnos, de concretar consensos en nuestros documentos y de llevarlos a la Comisión Europea para que tome nota y aplique directivas europeas de obligado cumplimiento a todos los países miembros”, ha avanzado Tomás, que además ha revelado que están liderando un estudio de las condiciones de trabajo de los médicos en Europa que se presentará en mayo de 2016.

A este respecto, ha asegurado que según los borradores de esos estudios, España no se encuentra en la media europea, sino que estamos “a la zaga”, sobre todo en cuanto a salarios y no tanto en condiciones de trabajo.

Según informan desde CESM, el fin de la Federación Europea de Médicos Asalariados es defender los intereses del conjunto de facultativos europeos, y consideran que puede ser “el embrión de un futuro sindicato continental” que a su juicio “comienza a verse más necesario que nunca teniendo en cuenta que las decisiones adoptadas en Bruselas condicionan en grado creciente las políticas de los países comunitarios”.

No habrá un nuevo ‘caso Carlos Amaya’

Albert Tomás ha confirmado también que durante la legislatura pasada (la que acaba de finalizar) se han modificado los estatutos para que no se produzca un caso similar al de 2012, cuando el español Carlos Amaya era secretario general de FEMS después de haber salido de CESM. “No puede ser que haya nadie que represente a un país sin que el país acceda a que sea su representante, por lo tanto tiene que estar en el sindicato que lo proponga”, ha zanjado Tomás.


El ex secretario general de FEMS ha valorado también el trabajo de esta organización y ha lamentado que los médicos y profesionales sanitarios en Europa no estén unidos “bajo un mismo paraguas”. “Europa sigue estando convulsa desde el punto de vista de las organizaciones, ha sido incapaz de que exista liderazgo, de que haya una sola voz en Europa desde el punto de vista de los médicos, hay mucha fragmentación y atomización”, ha concluido, lo que para él supone una asignatura pendiente a pesar de que se lleva trabajando en ello muchos años.

Nueva junta directiva de FEMS.



ENLACES RELACIONADOS:

España quiere dirigir la FEMS a partir de 2015 (16/10/2015)

CESM pide el cambio de estatutos del Sindicato Médico Europeo para evitar otro ‘caso Amaya’ (15/03/2013)