13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

La central de teleasistencia se queda en Guadalajara

La empresa ganadora del concurso mantendrá los puestos de trabajo

Martes, 23 de abril de 2013, a las 18:17

Redacción. Guadalajara
El director general de Mayores, Personas con Discapacidad y Dependientes, Juan José García Ferrer, ha asegurado hoy que “la central desde la que se atiende la teleasistencia de Castilla-La Mancha seguirá  en Guadalajara, con todas las garantías de una empresa con conocimiento y experiencia en el sector y que opera desde 1994 en otras comunidades españolas”.

El director general de Mayores, Personas con Discapacidad y Dependientes, Juan José García Ferrer.

La empresa ganadora del concurso público para la teleasistencia en Castilla-La Mancha, Tunstall Televida, mantendrá los puestos de trabajo de la concesionaria anterior y en la misma localidad, Guadalajara, tal y como han acordado con la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales. Esta nueva entidad tiene como objetivo ampliar la cobertura, especialmente en las provincias de Cuenca y Guadalajara.

La adjudicación a esta empresa se ha realizado por concurso público y transparente, al igual que sucedió con la adjudicataria anterior, Cruz Roja. El coste del servicio para los usuarios que ofrecía Tunstall Televida ha sido ligeramente inferior al que presentaba Cruz Roja, lo que facilita el acceso a las personas mayores y posibilita la extensión de esta prestación a un mayor número de personas.

La teleasistencia será gratuita para las rentas más bajas de Castilla-La Mancha. Se estima que un 32 por ciento de los usuarios no tendrá que pagar por el servicio. La novedad es que, siguiendo la recomendación del Consejo Territorial de Dependencia en julio de 2012, los usuarios con recursos suficientes deberán costearse el servicio, pero a un precio muy inferior al del mercado privado, ya que se mantienen las tarifas de servicio público que la empresa ha ofrecido a la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales del Gobierno de Castillla La Mancha.

El precio máximo en Castilla-La Mancha será de 11 euros al mes, una cantidad notablemente inferior a lo que se paga en Andalucía (18 euros) o en Castilla-León (19 euros). Estas aportaciones hacen sostenible el servicio para quienes reciben rentas más bajas. “Gracias a este copago permitimos que la teleasistencia sea gratis para los más desfavorecidos, posibilitamos que mñas personas puedan disponer del servicio  y conseguimos que el sistema no sea ruinoso”, asegura García Ferrer.

Los términos de concesión exigen unos niveles de atención y calidad en el servicio que la empresa concesionaria está obligada a mantener. La experiencia de esta compañía en comunidades como Cataluña, Murcia, Andalucía o País Vasco acredita su capacidad operativa.

Este servicio público, tal y cómo se hacía hasta la fecha, seguirá gestionado por una entidad que factura los servicios que presta a los precios adjudicados en los concursos públicos, exactamente igual que lo venía haciendo la anterior adjudicataria, Cruz Roja. La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales se encuentra en estos momentos gestionando el traspaso entre la adjudicataria saliente y la nueva adjudicataria, con el objetivo común de proporcionar la garantía de continuidad en el servicio para todos los usuarios del mismo.