Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:30

La Generalitat cederá datos sanitarios a una empresa privada

Se pide que se agilice la emisión de los dictámenes e informes

Jueves, 19 de febrero de 2015, a las 19:29
Redacción. Barcelona
El consejo de administración de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (AQUA) ha vuelto a rectificar y proseguirá con el proyecto VISC+ de cesión de los datos sanitarios que genera la sanidad pública a una empresa privada, con fines científicos.

El pasado 29 de enero, la AQUA anunció que daba marcha atrás en su proyecto de vender a una empresa privada, con fines científicos, los datos sanitarios que genera la sanidad pública, y hacer únicamente un aprovechamiento de estos con recursos públicos.

Sin embargo, el AQUA, que depende del Departamento de Salud, ha acordado la continuidad del proyecto VISC+ "con su diseño original y que la primera fase sólo incluya recursos públicos", ha informado Salud.

El consejo de administración de la AQUA, que se reunió el pasado lunes para tratar el estado de situación del proyecto VISC + (Más Valor a la Información de Salud de Cataluña), acordó "desarrollar el proyecto en su totalidad tal como estaba diseñado inicialmente, a través de una colaboración público-privada, lo antes posible".

Para llevarlo a cabo, el AQUA ha solicitado que "se agilice la emisión de los dictámenes e informes que redactan el Comité de Bioética de Cataluña y la Autoridad Catalana de Protección de Datos", que ya han expresado reticencias al plan del departamento de Salud de vender los datos sanitarios de los catalanes, con respeto de la confidencialidad y anonimato.

De hecho, el Observatorio de Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona (UB) alertó el pasado 29 de enero sobre los riesgos del uso y la comercialización de datos personales de salud en el contexto de las tecnologías de datos masivos.

La directora del Observatorio, la catedrática de Derecho María Casado, describió en un documento los peligros de "la potencial y real vulneración de la intimidad y la confidencialidad de datos personales por los usos no deseados de información almacenada en bases de datos sanitarias".