Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:50

José Antonio Lekue: “Hay que recuperar el binomio alimentación-ejercicio físico”

El médico deportivo asegura que la modernidad alimentaria perjudica la salud

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 18:35

Redacción. Bilbao
La conferencia de José Antonio Lekue médico especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte impartió ayer por la tarde en la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao sirvió para inaugurar la trigésima octava Semana de Humanidades de esta institución que lleva el título “Alimentación, salud y deporte”.

Josean Lekue.

El binomio alimentación y el ejercicio físico como base para la vida saludable “desde los primeros tiempos de los homínidos” que, “ha dejado huella en nuestro actual código genético”, fue el eje del que partió la conferencia de este experto que aseguró que “estamos diseñados para ser físicamente activos y no para ser sedentarios”.

Y es que, según Lekue “cuando el sedentarismo se hace dominante, tal y como sucede en las sociedades con mayor desarrollo económico de la actualidad, “surgen las enfermedades, como reflejo de un desequilibrio natural que se ha conformado a través del tiempo”.

De ahí que Lekue haya subrayado ha subrayado la importancia que los cambios en los hábitos alimentarios registrados en la segunda mitad del siglo XX, están teniendo de cara a empeorar nuestra calidad de vida en el futuro, ya que, ha dicho “no parecen especialmente pensados para la mejora de la salud”.

Recuperar los buenos hábitos

El médico, que también es presidente de la sección de Medicina Deportiva de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao, quiso por ello instar a los presentes a recuperar “en la sociedad de hoy del binomio que componen la actividad física y la alimentación, dirigiendo a la población hacia una práctica deportiva saludable y controlada, y a la recuperación de algunas prácticas alimentarias que han quedado ocultas debajo de un nuevo estilo de vida y, sobre todo, de la escasez de tiempo”.

Y es que, para el especialista, la “desconcentración” de las comidas, “con transferencia de las ingestas más sólidas (como la comida o la cena) a pequeñas comidas dispersas a lo largo del día” y pérdida de la comida tradicional han llevado a una modernización de la alimentación que puede pasarnos factura más adelante.

Recuperar una cierta regularidad en los horarios de las comidas, la vuelta a platos tradicionales con alto valor nutritivo y dar la importancia necesaria a la alimentación en cuanto a tiempo en la agenda diaria son algunas de las claves que el autor propuso como base para volver a introducir la salud en nuestras vidas.