Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:40
Miércoles, 13 de agosto de 2014, a las 18:37
Redacción. Madrid
Un equipo de investigadores revela en la edición de este miércoles de ‘Cell Host & Microbe’ cómo el virus del Ébola bloquea y desactiva la respuesta inmunitaria natural del cuerpo. La comprensión de cómo el Ébola desarma las defensas inmunológicas será cruciales en el desarrollo de nuevos tratamientos para la enfermedad, que provoca la muerte de hasta el 80 por ciento de los infectados, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Gaya Amarasinghe.

Gaya Amarasinghe y profesionales de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, junto con colaboradores de la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí y el ‘UT Southwestern Medical Center’ en Dallas, todas ellas instituciones en Estados Unidos, muestran cómo la proteína VP24 del Ébola altera la respuesta inmune innata de la célula, un primer paso fundamental en el camino del virus para provocar la enfermedad mortal.

“Hemos sabido durante mucho tiempo que la infección por Ébola obstruye un importante compuesto inmunológico llamado interferón --apunta Amarasinghe--. Ahora sabemos cómo lo consigue el Ébola, un hallazgo que puede guiar el desarrollo de nuevos tratamientos”.

Según los investigadores, VP24 trabaja evitando que el factor de transcripción STAT1, que lleva el mensaje antiviral del interferón, entre en el núcleo e inicie una respuesta inmune. Como parte de una rápida respuesta inmune, la célula posibilita a STAT1 una “vía de acceso de emergencia” hacia el núcleo, pero en lugar de bloquear toda la transferencia nuclear, VP24 se centra en detener el “carril de emergencia” de STAT1.

“Normalmente, el interferón hace que STAT1 entre en el núcleo de la célula, donde activa los genes para cientos de proteínas involucradas en la respuesta antiviral”, explica Daisy Leung, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington. “Pero cuando VP24 se une a STAT1, éste no puede entrar en el núcleo”, añade.

“Una de las razones principales de que el virus del Ébola sea tan mortal es porque interrumpe la respuesta inmunológica del cuerpo a la infección -recalca Chris Basler, de la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí--. Averiguar cómo VP24 promueve esta interrupción sugerirá nuevas maneras de derrotar el virus”.