Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Implantado con éxito el segundo corazón mecánico en La Fe de Valencia

El paciente, que continua ingresado, evoluciona favorablemente

Miércoles, 18 de febrero de 2015, a las 15:32
Redacción. Valencia
El equipo del Área de Enfermedades Cardiovasculares del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia ha implantado con éxito el segundo corazón mecánico de la región a un paciente de 66 años que padecía insuficiencia renal y cardiaca “muy grave” no apta para trasplante.

Melchor Hoyos, gerente de La Fe de Valencia.

De este modo, José Anastasio Montero, en colaboración con el Área de Anestesia-Reanimación y Bloque Quirúrgico, ha implantado este Dispositivo de Asistencia Ventricular-VAD  a este paciente, que fue intervenido el pasado día 4 de febrero en una operación que duró seis horas aproximadamente. En estos momentos, el paciente continúa ingresado en La Fe y evoluciona "favorablemente", tal y como ha informado la Generalitat.

Y es que la colocación de este dispositivo era su "única salida terapéutica", pues el resto de opciones disponibles no resolvían su problema. En este caso, el dispositivo se ha implantado como terapia "definitiva" y el paciente deberá convivir siempre con este nuevo corazón mecánico.

Se trata de la segunda intervención de estas características practicada a un paciente en la región. La anterior también se ha realizado en La Fe. En los dos casos, los pacientes se han recuperado y han mejorado "notablemente" su calidad de vida.

Conectado a un ordenador

El Dispositivo de Asistencia Ventricular-VAD es un pequeño aparato con un tubo que lleva una bomba centrífuga con levitación magnética incorporada. Se implanta en la parte inferior izquierda del corazón y se conecta a la aorta. Este mecanismo lleva a cabo las funciones de bombeo de la sangre en pacientes cuya actividad cardíaca está muy deteriorada.

El corazón mecánico está a su vez conectado mediante un cable que sale por el abdomen hasta un pequeño ordenador que el paciente debe llevar consigo siempre y que funciona con baterías recargables. Este aparato es el que hace funcionar la bomba y permite realizar el seguimiento y el control del enfermo una vez está en su domicilio.

Para un adecuado seguimiento, se creó el pasado año una unidad específica de asistencia que atiende a los pacientes a los que se implanta el corazón mecánico, con el fin de supervisar su tratamiento y estado.