13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

La privada pide “marcos estables y previsibles” para los conciertos

Defiende la colaboración público-privada como una forma de reducir las listas de espera, aligerar la presión asistencial y mejorar la calidad del sistema

Miércoles, 24 de febrero de 2016, a las 17:17
Redacción. Madrid
El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) ha puesto sobre la mesa los posibles riesgos que existen si finalmente se expulsan dos centros sanitarios privados del Siscat. En concreto, la entidad que preside Adolfo Fernández-Valmayor ha salido al paso tras conocerse la posibilidad de desconcierto de la Clínica del Vallés y el General de Cataluña, después de que el Gobierno autonómico pidiera a la concesionaria entrar a gestionar estos hospitales.

Adolfo Fernández-Valmayor, presidente de IDIS.

A través de un comunicado, la organización recuerda que la unión entre la sanidad pública y la privada es una fórmula de gestión “de contrastada eficiencia, que demuestra día a día con resultados su importancia y necesidad”. Estos contratos se fijan entre las administraciones y las organizaciones sanitarias, por lo que, según el IDIS, “requieren marcos estables y previsibles de desarrollo” que permitan alcanzar los objetivos de salud planteados.

Por ello, considera que “no aprovechar la contribución del sistema de colaboración en sus diferentes fórmulas supone ahondar en la separación de todo lo concerniente a lo público y lo privado”.

Y añade que “solo con la optimización de todos los recursos sanitarios públicos y privados es como alcanzaremos los mayores estándares asistenciales de la población”. Es decir, el IDIS insiste que solo con la colaboración entre ambos sectores se consiguen reducir las listas de espera, aligerar la presión asistencial, dotar al sistema de la máxima accesibilidad y mejorar el acceso de los ciudadanos a las prestaciones sanitarias.

En definitiva, una vez más, el IDIS defiende a ultranza la labor que realiza la sanidad privada –en este caso en Cataluña- y la posiciona como un “importante aliado estratégico” del sistema público de salud de esta comunidad, contribuyendo muy significativamente a la sostenibilidad del sistema.

Por ello, no solo muestra su preocupación ante la posible salida de estos centros sanitarios (y al empleo que, en su opinión, puede afectar), sino que muestra su apoyo y colaboración al Gobierno autonómico para el diseño de estrategias encaminadas a seguir ofreciendo un sistema de referencia al paciente y a los profesionales sanitarios.

ENLACES RELACIONADOS:

Los enfermeros del General acusan a Salud de romper “15 años de tranquilidad y estabilidad” (24/02/16)

CCOO avisa: expulsar al General “no traerá ahorros” (24/02/16)

Contel: “Si se cree que el modelo catalán es excelente, no se puede cuestionar” (24/02/16)

Comín expulsa a 2 centros privados de la red pública (11/02/16)

Órdago de Comín contra la sanidad privada (25/01/16)