Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

Idcsalud Centro Cardiovascular Sant Jordi implanta cinco válvulas aórticas transcatéter

La colocación de este nuevo instrumental se hace por vía percutánea a través de un catéter

Miércoles, 01 de julio de 2015, a las 15:58
Redacción. Barcelona
El Centro Cardiovascular Sant Jordi, de Idcsalud Clínica del Pilar deBarcelona, ha practicado con éxito cinco implantaciones transcatéter de válvulas aórticas (TAVI) de última generación. Concretamente, han sido dos casos con la nueva Lotus, fabricada por la compañía Boston Scientific, y tres con la nueva Sapiens 3, de la compañía Edwards Lifesciences. Las actuaciones han sido dirigidas por Julio Carballo, jefe del Departamento de Hemodinámica y del Servicio de Cardiología del Centro Cardiovascular Sant Jordi.

La TAVI, implantación de una prótesis valvular aórtica por vía percutánea a través de un catéter, indica Carballo, “está indicada como tratamiento en aquellos pacientes con estenosis valvular aórtica grave y sintomática que se consideren inoperables, o bien como alternativa a la cirugía convencional de reemplazo valvular aórtico en enfermos que sean considerados de alto riesgo quirúrgico. Se está evaluando en la actualidad la posibilidad de que también esta técnica sea una alternativa razonable para personas con un riesgo quirúrgico estándar, teniendo en cuenta que afecta en la mayoría de los casos individuos de la tercera edad, ya que la estenosis aórtica es una enfermedad degenerativa”.

La estenosis aórtica consiste en un estrechamiento de la válvula aórtica que limita seriamente el caudal de sangre que fluye desde el ventrículo izquierdo hasta la arteria aorta. Se trata de una enfermedad cuya incidencia se va incrementando claramente con el paso de los años y que resulta muy frecuente en nuestro medio. Los síntomas capitales de esta dolencia son el ahogo (disnea), el dolor torácico (angina de pecho) y la pérdida de conocimiento (síncope).

Estos últimos implantes con válvulas de nueva generación se han llevado a cabo en pacientes con edades comprendidas entre los 74 y los 85 años; el de menor edad había sido sometido hace años a una cirugía de revascularización coronaria y en todos ellos se añadían morbilidades como enfermedades respiratorias crónicas y deterioro de la función renal, que incrementaban significativamente el riesgo de una eventual cirugía cardíaca convencional de reemplazo valvular.

La Sapiens 3, evolución de la Sapiens XT y válvula transcatéter que más se ha implantado en el mundo hasta la fecha, “progresa hasta el corazón desde la arteria femoral, donde se ha realizado una pequeña incisión, a través de unos introductores que resultan los más finos del mercado para este tipo de procedimientos. En el diseño de la válvula destacan unas cubiertas a modo de faldas que minimizan, una vez liberada, la posibilidad de fugas de sangre alrededor de la prótesis. La válvula es implantada en el anillo aórticomediante la manipulación de dos ruedas ubicadas en su catéter balón portador, y el cardiólogo intervencionista puede avanzar o retroceder la válvula milimétricamente para expandirla en la posición más adecuada del anillo aórtico”, destaca Carballo.

En el equipo que ha intervenido a los pacientes, coordinado por Julio Carballo, han participado también Joan Angel Ferrer, Alejandro Panaro y Sergi Moral, estos dos últimos pertenecientes al Departamento de Ecocardiografía e Imagen Cardiaca.