Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

García-Page rechaza elaborar listas de inmigrantes para que reciban atención sanitaria

Afirma que él ha dejado “muy claro en los hospitales” que no se puede negar la entrada a ninguna persona

Jueves, 27 de agosto de 2015, a las 18:15
Redacción. Guadalajara
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha explicado en una entrevista con Europa Press que no le gustan las listas “ni negras, ni blancas” de inmigrantes para que reciban atención sanitaria, en relación al registro que ha propuesto el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, para regular la sanidad de los que están en situación irregular.
Además, ha avisado al Partido Popular que “no vale darse golpes en el pecho los domingos por la mañana y negar el lunes la atención sanitaria a una persona en la puerta de un hospital”.

El presidente de Castilla-La Mancha en un momento de la entrevista.

En opinión de García-Page, “tal y como lo ha planteado el Gobierno suena a listas” y a él, dice, no le gustan “las listas ni negras, ni blancas, ni de ningún color, sinceramente” y aclara que cuando una persona entra en un hospital “está registrado”. “Lo primero que se hace es apuntar sus datos, por tanto, existen listados de enfermos”, ha recalcado.

Page considera que el Gobierno debería trabajar porque en este asunto haya “consenso” y una “única vara de medir a los ciudadanos” porque cree que entrar en la competición de quién atiende mejor a unas personas u otras desde el punto de vista humanitario es “muy lamentable”.

Defiende que no se haga “tactismo electoral barato”

De lo que se trata, en su opinión, es de que haya un “servicio homogéneo en España” y va a pelear porque en el conjunto de España “se trate a las personas como lo que son, personas”. Y por ello, deja claro que pactará “lo que haya que pactar con el Estado para evitar que haya inmigración ilegal”, pero en paralelo, explica, “no se puede dejar morir a nadie en espera de atención sanitaria”.

Asimismo, ha afirmado que él ha dejado “muy claro en los hospitales” que no se puede negar la entrada a ninguna persona. “Lo primero es curar a la gente y luego ver quién lo paga y cómo y de qué manera”, ha añadido para concluir que le gustaría que no se hiciera “tactismo político electoral barato” con este asunto.