20 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Florentino Pérez se hace más presente en el sector sociosanitario

Clece ya contaba con un gran volumen de trabajo en más de 55 hospitales, residencias y centros de salud público y privados repartidos por todo el territorio

Miércoles, 20 de agosto de 2014, a las 10:49
Redacción. Madrid
El Grupo ACS, presidido por Florentino Pérez, ha recomprado una participación de cerca del 25 por ciento de su filial multiservicios Clece por unos 135,5 millones de euros, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Presente en medio centenar de centros sanitarios

El presidente del Grupo ACS, Florentino Pérez.

Clece, fundada en 1993 como división independiente del Grupo ACS, trabaja, principalmente, el mantenimiento integral de instalaciones de múltiples sectores, entre ellos, el de servicios sociales y atención sociosanitaria.

Aquí cuenta con un gran volumen de trabajo en más de 55 hospitales, residencias y centros de salud públicos y privados repartidos por todo el territorio nacional, como los de Las Palmas, Tenerife, Madrid, Logroño, Jaén, Valencia, Cádiz o Barcelona, entre otras capitales.

En estos centros sanitarios, la empresa del también presidente del Real Madrid se encarga de la limpieza de los quirófanos, la alimentación de los pacientes, o la logística interna de los hospitales.

Control exclusivo por parte de la constructora española

Tras esta operación, ACS es titular del cien por cien del capital de Clece, con el consiguiente cambio del método de consolidación de esta sociedad en el grupo, que pasará del actual de participación al de integración global.

El valor total de empresa tenido en cuenta para esta transacción ha sido de 542 millones de euros, lo que implica la adquisición por ACS de 12.490 acciones de Clece y la vuelta en la práctica a la situación de control exclusivo que ejercía la constructora española hasta el año 2012.

Europa dio luz verde a la operación

La compra se autorizó el pasado 1 de agosto, cuando la Comisión Europea dio luz verde a ACS para hacerse con el control exclusivo de la filial, tras comprobar que la transacción propuesta no planteaba problemas de competencia, dado que no tenía un impacto significativo en la estructura de mercado.

El Ejecutivo comunitario permitió la compra porque “no supone una amenaza para la competencia efectiva, ya que la sociedad adquirida ya era controlada conjuntamente” por la empresa de Florentino Pérez.