Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Facme dicta un código de conducta para sus asociados

En su relación con los propios socios, la administración, la industria farmacéutica, las asociaciones de pacientes y los medios de comunicación

Viernes, 11 de mayo de 2012, a las 14:56

Redacción. Madrid
La Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme) ha asumido un compromiso público y voluntario de responsabilidad con los grupos de interés con los que se relacionan: los propios socios, la administración, la industria farmacéutica, las asociaciones de pacientes y los medios de comunicación. Por este motivo, los presidentes de las sociedades científicas han aprobado el ‘Código de Buenas Prácticas de las Sociedades Científico Médicas’, que “proporcionará a los asociados un instrumento que presida su actuación y establezca las conductas a seguir”, explica José Manuel Bajo-Arenas, presidente de Facme.

José Manuel Bajo Arenas.

“Además difundirá los valores que caracterizan a la Federación para que inspiren las relaciones que los firmantes de este documento mantienen con los grupos de interés con los que interactúan. Por otra parte, y con el fin de proporcionar a la sociedad civil una mejor información sobre la aplicación de las buenas prácticas realizadas por Facme divulgaremos los contenidos del Código más allá de su ámbito de aplicación”, apunta Bajo Arenas.

Valores y Principios de Actuación Pública del Código

“Teniendo en cuenta que cada sociedad científico médica está definida por unos valores propios, que desarrolla sus fines y vela por sus intereses, este manual dibuja una línea común de comportamiento y sienta unos principios de actuación pública para todos”, subraya. Estas líneas son: trasparencia en las relaciones con los asociados, con las Administraciones Públicas, con la industria farmacéutica, las asociaciones de pacientes y con la sociedad civil; cooperación en el impulso de la investigación responsable, compartiendo iniciativas, resultados de investigaciones propias, sugiriendo iniciativas y proyectos; honestidad en las relaciones con los distintos públicos con los que Facme interactúa, excluyendo cualquier tipo de acciones que puedan interpretarse contrarias a este principio; e integridad en la toma de decisiones, evitando la creación o mantenimiento de estados de opinión no contrastados, que puedan incidir en beneficio económico de los asociados.