Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Lunes, 27 de junio de 2011, a las 18:28

Redacción. Pamplona
Varios expertos han explicado en un curso de verano de la Universidad de Navarra cómo la física y las matemáticas ayudan en el diagnóstico y tratamiento de las arritmias. El taller se imparte desde este lunes hasta el próximo viernes en el Palacio del Condestable de Pamplona.

En el marco del curso 'Física y Matemáticas al alcance de todos', el profesor e investigador del departamento de Física y Matemática Aplicada de la Universidad de Navarra Jean Bragard ha indicado que "el corazón es una bomba electromecánica indispensable para la vida". "Su buen funcionamiento está condicionado por la sincronización correcta de los fenómenos eléctricos que se dan en los tejidos cardiacos", ha precisado.

En opinión de este físico, el estudio y el desarrollo de diversas herramientas para analizar los fenómenos físicos que suceden en el corazón es una muestra de la estrecha relación entre ambas ciencias: "Así sucede con muchos aparatos que ayudan al médico a afinar su diagnóstico y a tratar enfermedades de forma precoz".

Jean Bragard, profesor e investigador del departamento de Física y Matemática Aplicada de la Universidad
de Navarra.

“Curiosamente -continúa explicando el experto- muchos de estos avances no fueron pensados con un uso médico. Los rayos x, por ejemplo, se descubrieron para analizar las propiedades físicas y químicas de los materiales, y los láseres tampoco se pensaron para realizar operaciones de corrección de cornea".

En el caso del corazón, las disfunciones en la actividad eléctrica, conocidas como arritmias, son muy diversas. La más grave es la fibrilación ventricular, causante de los ataques al corazón, y se produce, según Jean Bragard, "cuando la actividad eléctrica de los ventrículos se descontrola".

"El remedio consiste en aplicar una desfibrilación extra-torácica en un plazo de unos pocos minutos. Después de su recuperación, el paciente suele llevar un desfibrilador interno que permite actuar de forma más rápida en futuros eventos de fibrilación. Estos desfibriladores internos funcionan con la aplicación interna de un choque eléctrico más moderado que puede provocar al paciente desmayos y dolor", ha expuesto. El reto en este campo se encuentra en buscar una forma mejor de liberar el choque eléctrico, con el objetivo de disminuir las molestias del paciente y prolongar la vida de la batería del aparato.