21 nov 2018 | Actualizado: 14:00

Éxito del Vall d’ Hebron en su segundo trasplante de cara

Se le trasplantaron los dos tercios inferiores de la cara, el cuello, la boca, la lengua y la faringe

Lunes, 30 de marzo de 2015, a las 16:21
Redacción. Barcelona
El Hospital Vall d’ Hebron de Barcelona ha realizado con éxito el segundo trasplante de cara de su historia, en este caso a un paciente afectado desde hacía 20 años por una deformación progresiva de los tejidos faciales, debido a un tumor vascular que le provocaba graves problemas de visión, habla y sangrados, “algo que ponía en riesgo su vida”.

Vicenç Martinez.

Un equipo multidisciplinar de 45 profesionales llevó a cabo la intervención, que ha sido presentada este lunes en rueda de prensa por el gerente del centro, Vicenç Martinez; la coordinadora de trasplantes, Teresa Pont, y el jefe del Servicio de Cirugía Plastica y Quemados, Joan Pere Barret.

La operación duró 27 horas y al paciente se le extirpó el tumor, “la parte más peligrosa de la intervención”, según Barret, y se le trasplantaron los dos tercios inferiores de la cara, el cuello, la boca, la lengua y la faringe, un trabajo que ha consolidado el centro como uno de los referentes mundiales.

Barret ha explicado que la operación era “extremadamente peligrosa y con un gran riesgo de muerte”, teniendo en cuenta que la malformación que sufría el paciente tenía el comportamiento de un tumor agresivo y había conquistado buena parte de las arterias de la cara y el cuello, algo que provocaba abundantes sangrados.

El paciente, de nacionalidad española y que ha pedido que no se revele su identidad, había sido valorado en distintos hospitales internacionales, en los que se le había considerado inoperable por la peligrosidad que entrañaba: “Aquí contamos con un gran equipo y decidimos empezar a buscar activamente un donante para él hace dos años”.

“Se trata de la primera vez en el mundo que se extirpa una malformación masiva arteriovenosa, y representa el cuarto trasplante de cara del Estado”, ha explicado Barret, que ha destacado que el paciente “se está recuperando muy bien, se encuentra en casa y ya puede hablar y deglutir, aunque todavía le queda una larga recuperación”.