Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:30

España, 4ª a la cola europea en número de camas

Alemania (822) es la reina indiscutible de este ránking, seguida más de lejos por Austria (765), Lituania (744), Hungría (719) o República Checa (684).

Domingo, 19 de julio de 2015, a las 18:52
Lorena Martínez. Madrid
Con un total de 309 camas por cada 100.000 habitantes, España se sitúa prácticamente al final de la lista presentada por Eurostat que recoge el número de camas hospitalarias abiertas en los 28 estados miembro de la Unión Europea. En concreto, nuestro país se sitúa cuarto por la cola; solo Suecia (271), Reino Unido (290) e Irlanda (295) anotan cifras más bajas relativas al año 2011.

Número de camas hospitalarias en los estados miembros de la UE. Fuente: Eurostat.


Alemania (822) es la reina indiscutible de este ránking, seguida más de lejos por Austria (765), Lituania (744), Hungría (719) o República Checa (684). Mientras, Eurostat señala un promedio global de 535 camas.

La estadística enseña por otra parte una comparación con respecto al 2002, ejercicio en el que España anotaba un total de 354 camas y protagoniza de este modo una caída del 12,71 por ciento en nueve años.

El descenso es, no en vano, general. La reducción del número de camas entre 2001 y 2011 en el conjunto de los 28 países analizados queda cifrada en 92. Solo Grecia (+14),  Croacia (+12) y Holanda (+9) logran escapar de esta tendencia. Malta, por su parte, es la peor parada en este sentido; y es que la isla del Mediterráneo ha perdido 303 camas durante el periodo estimado.

Eurostat presenta asimismo datos de otros países que no pertenecen a la UE. Es el caso de Liechstein, última de la lista con un total de 215 camas por 100.000 habitantes, Turquía (253), Islandia y Noruega (igualadas con una cifra 332), Macedonia (451) y Suiza (487).

Las restricciones económicas, el aumento de la eficiencia a través del uso de recursos técnicos como equipos de imagen, un cambio en el modelo de atención al paciente en pro de la asistencia ambulatoria y, en general, mayor brevedad en los periodos de ingreso tras haber pasado por quirófano, son algunos de los argumentos que Eurostat presenta para justificar la caída general.