15 nov 2018 | Actualizado: 17:50

El sistema científico español, entre los peores de la OCDE

España está entre los cinco peores en cuanto a patentes y solo supera a la media en la participación del sector público y en las “facilidades” a emprendedores

Miércoles, 19 de septiembre de 2012, a las 00:20
Javier Leo / Imagen: Adrián Conde. Madrid
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha hecho público su informe anual sobre los sistemas de ciencia e innovación de los 34 países más desarrollados del mundo. España obtiene de este informe un claro suspenso al aparecer por debajo de la media de los países OCDE en 19 de los 22 parámetros de evaluación utilizados por los autores del estudio.

Carmen Vela, secretaria de Estado de Investigación, junto a su predecesora, la exministra de Ciencia, Cristina Garmendia.


En concreto, España está entre los cinco países con índices más bajos en registro de patentes y por debajo de la media en aspectos fundamentales como en gasto público y privado del PIB en I+D, universidades y empresas innovadoras dentro del top 500 mundial, inversiones capital-riesgo o marcas registradas. Nuestro país también obtiene un insuficiente de la OCDE en población adulta con estudios terciarios, doctorados en ciencia e ingeniería o proyectos de investigación en colaboración con terceros países.

En el otro lado de la balanza, España está por encima de la media en tres parámetros: en ofrecer “facilidades” a emprendedores; proyectos públicos de I+D financiados por la industria por PIB y patentes registradas por universidades y laboratorios públicos. Aún así, en ninguno de estos tres puntos España logra estar entre los cinco países más avanzados.

España solo representa el 3,6% de la producción científica de la OCDE

Tal y como indica el informe que acompaña a la evaluación española, durante la anterior legislatura los esfuerzos del Gobierno lograron aumentar la cantidad de investigadores y de producción científica. Sin embargo, en el conjunto de la OCDE, la aportación española solo representa el 3,6 por ciento de la producción total en ciencia e investigación.

En este sentido, la OCDE alaba las inyecciones de capital público de planes como el ‘Avanza2’ o ‘Innvierte’ y destaca la “fuerte infraestructura” de TICs desarrollada durante los últimos años que, no obstante, todavía no ha facilitado lo suficiente el acceso a las redes de trabajo. Los autores del estudio también destacan la importancia  de la biotecnología, la biomedicina y las ciencias de la salud dentro de la I+D española con proyectos como los Ciber, Retics o Genoma España, que potencian la excelencia investigadora y el trabajo en red.