Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Martes, 20 de noviembre de 2012, a las 13:37

Juan Carlos Sánchez de la Nava.

Redacción. Pamplona
El Sindicato Médico de Navarra y el sindicato de enfermería Satse han convocado tres días de huelga en Atención Primaria en diciembre, los días 11, 17 y 21, para mostrar su rechazo al proyecto de decreto foral que regula los horarios de los centros de salud y reforma la atención continuada y urgente, al considerar que supone “una herida mortal al sistema sanitario”
.
En rueda de prensa, el secretario general del Sindicato Médico de Navarra (SMN), Juan Carlos Sánchez de la Nava ha incidido en que esta reforma sanitaria es “un paso importante para socavar los cimientos del sistema sanitario” y ha advertido de que conllevará “pérdidas en la calidad asistencial”.

Por ello, ha llamado a los médicos y enfermeras de Atención Primaria a secundar la huelga convocada por estos dos sindicatos los días 11, 17 y 21 de diciembre, un llamamiento que ha extendido al resto de la sociedad para que en la primera de las jornadas de paro no acuda “nadie” a los centros de salud.

“No es tiempo de tibiezas, es tiempo de coger el toro por los cuernos”, ha defendido Sánchez de la Nava, quien ha avisado de que en caso de que el departamento de Salud no dé marcha atrás al proyecto de decreto foral no descartan convocar “nuevas medidas de presión porque no estamos dispuestos a que se lleven a cabo estas reformas”.

Con estas jornadas de huelga, “no deseadas pero imprescindibles”, ha detallado, ambas organizaciones quieren mostrar a la administración su rechazo al proyecto de decreto foral y conseguir “la retirada de dicho proyecto para iniciar una auténtica negociación sobre el tema”. “Lo que queremos es hablar y llegar a acuerdos con el departamento para desarrollar nuestra profesión en beneficio del paciente”, ha asegurado.

Salud “impone” jornadas “maratonianas”

Por su parte, la vicepresidenta extrahospitalaria de Atención Primaria del SMN, Rosa Alás, ha detallado que el proyecto de decreto foral “presentado e impuesto” por el departamento en la Mesa Sectorial de Salud “impone a los profesionales de los equipos de Atención Primaria jornadas maratonianas de 10 y 12 horas”.

En su opinión, “se regresan a condiciones laborales propias del siglo pasado con guardias localizadas” y ha criticado que también se provoca “la destrucción del 26 por ciento del empleo en el Servicio de Urgencias Rurales”. “Obviamente el rendimiento de los profesionales, con estas prolongaciones de la jornada, no es el idóneo y van a conllevar una clara disminución de la eficiencia y la pérdida en la calidad de la atención”, ha afirmado.