Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Lunes, 02 de febrero de 2015, a las 22:23
Redacción. Madrid
El Grupo Parlamentario Socialista ha registrado una proposición no de Ley en el Congreso de los Diputados por la que insta al Gobierno a realizar las modificaciones legislativas necesarias para que la asistencia sanitaria vuelva a ser un derecho vinculado a la condición de ciudadanía y residencia, como sucedía antes de la reforma sanitaria impulsada por la ex ministra Ana Mato en abril de 2012.

El portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad del Congreso, José Martínez Olmos.

En la exposición de motivos de la iniciativa, a la que tuvo acceso Europa Press, los socialistas recuerdan que la Ley General de Sanidad de 1986 establecía que “son titulares del derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria todos los españoles y los ciudadanos extranjeros que tengan establecida su residencia en el territorio nacional”, algo que la Ley de Salud Pública de 2011 extendió a quienes no pudiera serles reconocido en aplicación de otras normas del ordenamiento jurídico.

Sin embargo, según critican, la reforma impulsada por el actual Gobierno cambió la Ley para hablar de “condición de asegurado” en lugar de “titulares de los derechos”, al dar a dicha asistencia el carácter de “aseguramiento”, lo que obliga a demostrar una relación con la seguridad social, bien titular o beneficiario, o demostrar que se carece de recursos económicos.

Para el PSOE, esta situación deja a varios colectivos “al margen de la asistencia sanitaria” y contradice la universalidad prevista en la Constitución y en la Ley General de Sanidad. Además, la consideran “injusta y contraria al principio de equidad y a la solidaridad” y permite “teóricos privilegios no justificados” para ciertos colectivos en relación al conjunto de la población, al tiempo que ocasiona “costes administrativos innecesarios” y posibilita fraudes de todo tipo al Sistema Nacional de Salud (SNS).