15 nov 2018 | Actualizado: 09:45

El PP insta al PSOE a retirar su segunda moción sobre la reforma sanitaria

Bauzá atribuye a la medida la reducción de un 22 por ciento de gasto farmacéutico

Lunes, 10 de septiembre de 2012, a las 22:05

Redacción. Palma de Mallorca
La portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Mabel Cabrer, acompañada de la diputada María José Bauzá, han informado de las cuestiones de interés que su Grupo presentará en el primer pleno de la legislatura, entre las que se encuentra la reforma sanitaria.

Las portavoces parlamentarias, Mabel Cabrer y María José Bauzá.

El Parlamento debatirá este martes una segunda moción donde el PSOE insta a la retirada del Decreto ley de reforma sanitaria que “contradice lo que ha dicho hoy la portavoz de los socialistas en el Parlament, Francina Armengol, quien ha mostrado su preocupación por el cumplimiento del déficit”. En este sentido, Cabrer les ha dado la bienvenida y ha esperado “que se note a partir de mañana en los plenos parlamentarios”. “Si tan preocupados están, que lo demuestren retirando esta moción y dejando de pedir que se retire este Decreto ley que es imprescindible para el cumplimiento del déficit”.

“Lo que es una realidad, es que el PSOE nunca se ha preocupado de la cifra del déficit, ni cuando gobernaba, ni durante el primer año del Govern de Bauzá, quien desde el primer momento ha estado trabajando por su cumplimiento y siempre se ha encontrado la puerta del PSOE cerrada y rechazo a todas sus propuestas”.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Salud en el Parlamento, María José Bauzá, ha defendido que “la reforma sanitaria pretende garantizar el sistema de salud nacional, a pesar de estar trabajando con una deuda heredada de 16.000 millones de euros y con la amenaza de los laboratorios internacionales de no abastecer a los hospitales públicos”.

“Desde la puesta en marcha de esta reforma, en julio de este año, el gasto farmacéutico ha descendido un 25 por ciento a nivel nacional, lo que supone una rebaja de 220 millones de euros, y un 22 por ciento  a nivel autonómico, con el ahorro de más de 4 millones en gasto farmacéutico”. Por otro lado, ha continuado, “el nuevo sistema nos ha permitido detectar innumerables irregularidades en las tarjetas sanitarias. Por ejemplo, más de 800.000 personas figuraban como beneficiarias cuando deberían de ser titulares, a otras 200.000 se les asistía como pensionistas cuando estaban en activo y más de 150.000 tarjetas de fallecidos seguían en activo”.

“Parece mentira que sea el exconseller de Salut, Vicenç Thomás, quien nos ha dejado una deuda de más de 800 millones de euros el que pide la retirada de una reforma sanitaria cuyo objetivo es garantizar el sistema sanitario español”, ha concluido.