Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

El Infanta Cristina ‘humaniza’ el final de la vida

Acuerda una serie de medidas de ‘limitación del esfuerzo terapéutico’

Lunes, 02 de noviembre de 2015, a las 17:35
Redacción. Madrid
El Hospital Infanta Cristina está mejorando la coordinación y homogeneización de la atención que presta a los pacientes ingresados en la UCI a partir de un protocolo de ‘Limitación de Esfuerzo Terapéutico’ (LET) que adapta las intervenciones que se realizan a los pacientes en los que, pese a todos los tratamientos, avances y cuidados, no tienen expectativa de mejoría, para procurarles el máximo confort y calidad asistencial.

Carlos Mingo, gerente del Infanta Cristina de Madrid.

Para ello, en los últimos meses se ha creado un grupo de trabajo multidisplinar formado por todos los colectivos que conforman la Unidad (FEA, DUE y TCAE), que ha iniciado un proceso de evolución en el trabajo de los profesionales de este servicio hacia una nueva visión de la Medicina, donde adquieren importancia aspectos como la calidez en la atención o la carga emocional, donde el paciente vuelve a ser el centro de trabajo, en lugar de un mero diagnóstico o número de cama, y que redunda en una mejora y humanización de la asistencia que se les presta, así como la atención a sus familiares en una situación tan compleja desde el punto de vista técnico y humano.

A partir de las recomendaciones de diferentes sociedades científicas, el equipo de la UCI ha modificado su dinámica de trabajo. La aplicación del protocolo de LET requiere que la decisión se tome de forma conjunta y por unanimidad, y se considera muy importante el papel del personal de Enfermería y auxiliares en el momento de transmitir la decisión de aplicar LET y qué tipo a la familia.

Para ello, los profesionales se forman en comunicación de malas noticias y atención al duelo, entre otros aspectos. También se ha cambiado la manera de visualizar el procedimiento médico, en el que no se “abandona” al paciente al no ser subsidiario de medidas agresivas, sino que se adapta buscando como objetivo el máximo bienestar del enfermo.

Otra de las medidas que se han llevado a cabo para la aplicación del protocolo LET es la habilitación de un box dentro de la UCI en el que se permite el acompañamiento al paciente sin límite de tiempo ni de personas (siempre que no afecte a la atención ni prestación del servicio), garantizando la intimidad familiar, y en el que, además, se facilita la posible asistencia religiosa en caso de que se precise.

En esta línea, y teniendo en cuenta que en la UCI una gran parte de estas decisiones de LET implica el fallecimiento del enfermo, se facilita un teléfono de un equipo de apoyo psicológico, un servicio que se incluye dentro del protocolo de asistencia al duelo y que presta la Comunidad de Madrid.

‘Proyecto Empatía’

Este nuevo protocolo de LET en la UCI se relaciona con el Proyecto Empatía presentado hace un mes en el Infanta Cristina, con el que se quiere avanzar en la humanización de la asistencia y que pretende mejorar la comunicación entre terapeuta y paciente para lograr una cooperación activa en el desarrollo del tratamiento por parte de los convalecientes, y también un aumento de la calidad asistencial que redunde en una gestión más eficaz de los recursos, así como en un mayor bienestar de los usuarios de la sanidad y del propio personal sanitario.

Fernando Tejera y Eva Manteiga, médicos intensivistas del Infanta Cristina.