Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

El Centro ‘Integra Daño Cerebral’ contará con 10 plazas más subvencionadas para personas con DCA

El IMAS pretende así promover la calidad de vida del afectado por daño cerebral y de sus familias

Martes, 09 de diciembre de 2014, a las 19:10
Redacción. Murcia
El Instituto Murciano de Acción Social, a través de la Dirección General de Política Social, ha destinado 116.696 euros para subvencionar diez plazas para personas con Daño Cerebral Adquirido (DCA) en el Centro ‘Integra Daño Cerebral’, que cuenta con un equipo multidisciplinar con 19 profesionales entre los que hay neuropsicólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y logopedas.

Leopoldo Navarro, director gerente del Instituto Murciano de Acción Social.

Un edificio que cuenta con servicios de rehabilitación fisioterapeuta basada ‘Bobath’, reentrenamiento de las actividades de la vida diaria, estimulación cognitiva, rehabilitación logopédica, talleres para el desarrollo psicosocial, ludoteca, integración laboral, apoyo y respiro familiar y escuela de familias, entre otros.

El organismo autónomo ha señalado que con esta acción se pretende promover la calidad de vida del afectado por daño cerebral y de sus familias, en un ambiente cercano y profesional para prevenir el deterioro y consolidar las mejoras logradas propiciando una atención individualizada y adaptada a sus necesidades.

La consejera de Sanidad y Política Social, Catalina Lorenzo, acompañada por el director gerente del IMAS, Leopoldo Navarro, y por la directora general de Asistencia Sanitaria del Servicio Murciano de Salud (SMS), Rosa María Ramos, en su visita a las instalaciones, ha valorado el trabajo desempeñado por los profesionales de este centro y recordó que “es el primer y único Centro de Día de la Comunidad Autónoma especializado en la atención a pacientes con DCA”.

Durante 2013, según los últimos datos disponibles, se produjeron en la Región un total de 3.108 ictus frente a los 2.894 de 2012. Más del 64 por ciento, fueron ictus isquémicos (2.001), el resto, ictus hemorrágicos (504) y accidentes isquémicos transitorios (603).

En ese periodo, un 55,4 por ciento de los pacientes que tuvieron un ictus fueron varones con una edad media de 72,9 años (la mortalidad se situó próxima al 11 por ciento).

En 2013, el 42 por ciento de los pacientes que sufrió un ictus isquémico pasó por los hospitales utilizando el ‘Código Ictus’, frente al 40,9 de 2012. En concreto, las unidades de ictus atendieron a 922 pacientes (519 en la Arrixaca y 403 en Santa Lucía).