Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 13:05

El hospital Xanit incorpora un tratamiento para mejorar el abordaje del Párkinson

Es necesaria la colaboración entre el servicio de Neurología y el personal de enfermería

Lunes, 16 de diciembre de 2013, a las 10:51

Redacción. Málaga
La Unidad de Neurología de Xanit Hospital Internacional de Benalmádena (Málaga) ha aplicado, por primera vez, a uno de sus pacientes un nuevo y eficaz tratamiento para las personas que padecen Párkinson en fases avanzadas de la enfermedad.

Esta nueva opción para el abordaje del Párkinson consiste en la administración de la infusión intraduodenal de levodopa/carbidopa, a través de una sonda que permite que la sustancia pueda liberarse de modo continuo a lo largo del tiempo, favoreciendo un tratamiento personalizado, según las necesidades del paciente, tal y como ha informado el propio centro médico en un comunicado.

Así, según han avanzado, gracias a su novedosa formulación en gel, este medicamento consigue una mayor estabilidad del paciente, ya que reduce los síntomas motores y no motores de la enfermedad, lo que se traduce en una mejora de su calidad de vida y una ganancia en autonomía.

Para lograr la correcta implementación del tratamiento es necesaria la colaboración multidisciplinar entre el servicio de Neurología y el personal de enfermería, así como la estrecha colaboración del servicio Digestivo, encargado de colocar la sonda.

En este sentido, el director del Área de Neurociencias de Xanit, Víctor Campos, ha destacado que "en las fases más avanzadas de la enfermedad, los tratamientos disponibles disminuyen y los fármacos orales pierden eficacia". "Las estrategias no orales de tratamiento pueden mejorar mucho la situación clínica del paciente con párkinson avanzado, de ahí la importancia de la aplicación de esta opción terapéutica", ha agregado.

La enfermedad de párkinson presenta síntomas que progresan conforme pasan los años y que pueden llegar a ser invalidantes. Es decir, a medida que evoluciona la enfermedad, el paciente pierde autonomía, haciéndose cada vez más dependiente y generando una sobrecarga en el cuidador, que acaba viéndose obligado a centrar toda su atención al afectado.

Ante esto, Campos ha resaltado la importancia de diseñar consensuadamente la decisión terapéutica para que ésta "sea la más adecuada para el paciente". "En este proceso, el familiar o cuidador tiene un papel fundamental. No deben olvidarse criterios de eficiencia a la hora de proponer un tratamiento personalizado. Uno de nuestros retos es el abordaje de esta enfermedad, proporcionando a los pacientes un mejor tratamiento y que les genere mayores beneficios en la calidad de vida".

El párkinson

La enfermedad de Párkinson es una dolencia neurodegenerativa del sistema nervioso central que afecta al área encargada de coordinar la actividad y tono muscular y los movimientos. Se estima que afecta a 150.000 personas en España, cifra que se prevé que vaya en aumento como consecuencia del envejecimiento de la población.  Tiene una causa desconocida y de curso crónico y progresivo.

El párkinson se manifiesta cuando unas células en el área del cerebro denominada sustancia negra dejan de funcionar y mueren. Estas células son las responsables de producir una sustancia llamada dopamina. Esta sustancia es un neurotransmisor que transmite la información a las zonas del cerebro que controlan el movimiento y la coordinación.

En los pacientes que padecen esta enfermedad, las células productoras de dopamina comienzan a morir, lo que provoca la reducción del neurotransmisor en determinadas estructuras cerebrales y tiene como consecuencia la aparición de síntomas motores, como temblores, rigidez o lentitud de movimientos.