Se realizan dos tipos de pruebas con tal objetivo: dosimetrías biológicas y físicas



04 ago 2015. 12.48H
SE LEE EN 1 minuto
Redacción. Madrid
El Laboratorio de Dosimetría Biológica del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha sido acreditado por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) para el diagnóstico de personas que han sufrido una exposición a radiación, convirtiéndose de este modo en el quinto centro a nivel mundial reconocido por este servicio.

Ricardo Herranz, gerente del Hospital Gregorio Marañón.

Esta reconocimiento permite la integración del Gregorio Marañón en las redes internacionales de instituciones que se activan en situaciones de emergencias nucleares o radiológicas y que cuentan con medios de diagnóstico y asistenciales para dar atención a las personas contaminadas por radioactivos, con habitaciones de aislamiento, quirófano y salas de contaminación.

La labor del laboratorio acreditado se basa en la realización de dos tipos de pruebas: la dosimetría biológica, que permite confirmar una sobreexposición a radiaciones cuantificando la presencia de alteraciones cromosómicas; y la dosimetría física, que permite la confirmación mediante la medición de parámetros físicos individuales y ambientales ante la exposición.

De este modo, los profesionales del centro madrileño se encargan de estudiar, cuantificar y evaluar las posibles alteraciones a nivel cromosómico y físico que puede padecer un ciudadano tras una sobreexposición a radiaciones ionizantes tanto en ámbitos laborales como en emergencias nucleares.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.