19 nov 2018 | Actualizado: 19:00

El Gobierno financia con 125.000 euros servicios para la integración de las personas sordas

La Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas ha firmado sendos convenios con las asociaciones Eunate y Asorna

Martes, 16 de abril de 2013, a las 18:13

Redacción. Pamplona
El Gobierno de Navarra financiará con 125.000 euros diferentes servicios que buscan favorecer la accesibilidad, la eliminación de barreras de comunicación y la integración de las personas sordas.

Mª Luz Sanz, tesorera de Eunate; Blanca Idoate, presidenta de la Asociación Eunate y Gemma Botín, gerente de la Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas.

Así se desprende de los dos convenios de colaboración que la directora gerente de la Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas, Gemma Botín, ha firmado recientemente con la presidenta de la Asociación Eunate, Blanca Idoate; y el presidente de la Asociación de Personas Sordas de Navarra (Asorna), Jesús Zapata.

Concretamente, la Asociación Eunate, que recibirá 75.000 euros, prestará servicios de accesibilidad en actos públicos a personas sordas mediante el subtitulado en directo, la instalación de bucle magnético y la disposición de intérpretes de lengua de signos.

Eunate también ofrecerá un servicio de préstamo de bucle magnético y de emisoras FM a personas sordas que las necesiten para gestiones personales, cursos de formación, etc. Asimismo, realizará iniciativas de accesibilidad en soportes audiovisuales y páginas web con subtitulados y lengua de signos española o internacional. Finalmente, y entre otras acciones, esta asociación también efectuará auditorías de accesibilidad a entidades públicas y privadas.

Por su parte la Asociación de Personas Sordas de Navarra (Asorna) percibirá 50.000 euros del Gobierno de Navarra para que ofrezca servicios presenciales, telefónicos, de traducción de textos escritos y de accesibilidad audiovisual.

De este modo, entre otras actividades, un intérprete de Asorna acompañará a personas sordas para que puedan realizar gestiones de su vida diaria como acudir a consultas médicas o participar en reuniones de trabajo. Los intérpretes también prestarán su ayuda para que estas personas realicen llamadas telefónicas y les traducirán textos escritos, de cierta complejidad sintáctica o con vocabulario técnico, a aquellos sordos prelocutivos que presenten problemas lecto-escritores.