Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 12:00

El Gobierno reduce un 7 por ciento el gasto en Salud respecto a 2012

Las directrices de los presupuestos prorrogados están orientadas hacia el gasto social y la generación de economía y empleo

Miércoles, 09 de enero de 2013, a las 22:20

Ángel Merino. Pamplona
El Gobierno ha aprobado en su sesión de este miércoles las directrices para la ejecución del presupuesto durante el año 2013, dado que se prorroga el del año anterior. Estos principios son los de mantener el gasto social, es decir, las partidas enmarcadas en Educación, Salud y Políticas Sociales.

Íñigo Alli, consejero de Políticas Sociales.

El gasto destinado a Salud ronda los 857 millones de euros, cifra que se reduce en un 7 por ciento teniendo en cuenta los 914 millones invertidos en 2012. Buena parte de esa bajada se produce debido a los recortes en gastos de personal que suponen también un descenso del 7 por ciento. En 2012 el gasto de esta partida alcanzaba los 480 millones de euros, mientras que para 2013 están previstos 446 millones.

No obstante, la cifra sigue siendo alta para Salud dado que el techo del gasto que podrá ejecutarse en total es de 3.384,49 millones de euros.

De ese tope, de forma especial se atenderá a materias como la dependencia, promover las partidas de gasto que incidan en la reactivación de la economía y la creación de empleo, y aminorar el gasto de estructura y funcionamiento de la propia administración.

Con este criterio, de cada euro de dinero público que se gastará este año 2013, la previsión es que prácticamente la mitad se destine a garantizar los servicios básicos públicos sociales. Así, a parte de la cantidad destinada a Salud, Educación recibirá 562,1 millones y Políticas Sociales, Deporte y Juventud 265,6 millones. Con estas cifras, acaparan la mayor parte del gasto, un 49,8 por ciento en 2013.

También relacionado con el ámbito sanitario, el segundo gran bloque de gasto se concentra en los departamentos que inciden en la reactivación económica y en el empleo, concentrando el 41,4 por ciento del gasto.