Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:30

El gasto sanitario per cápita varía hasta 600 euros según la autonomía

El informe del CES carga contra los recortes del RDL 16/2012

Viernes, 14 de agosto de 2015, a las 13:36
Eduardo Ortega Socorro. Madrid
El Consejo Económico y Social de España (CES) aborda la situación de la sanidad española tras años de recortes. A pesar de que alaba el ascenso del presupuesto sanitario por habitante en 2015 (un 1,82 por ciento más, hasta los 1.228 euros), avisa de la amplia dispersión del gasto entre regiones. Y es que casi 600 euros separan a la autonomía que menos fondos dedica a la atención sanitaria por ciudadano, Andalucía, de la que más invierte en este ámbito, País Vasco.

Evolución del gasto Sanitario en España. Fuente: CES.

Así lo indica el órgano en su informe 'Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral de España 2014', en el que también indica que “Madrid, Valencia y Baleares exhiben también cifras más bajas que el conjunto, si bien algo menos alejadas de la media” que Andalucía.

Además, el CES carga contra el Real Decreto-ley 16/2012 y avisa de que es necesario “evaluar los efectos de las medidas adoptadas durante los años de crisis”, especialmente los de esta inciativa legislativa. Apunta que es clara la mala evolución experimentada en los últimos cinco años” en materia de listas de espera. “Si en 2009 el número de pacientes en espera para ser operados era de 374.194, en 2014 la cifra ha aumentado en más de un 47 por 100, superando el medio millón de personas. Ello implica una tasa de prevalencia de 12 por cada 1.000 habitantes, lo que supone un notable incremento desde el año 2009, que registró un 9 por 1.000”.

“Lo mismo ocurre con el tiempo que como término medio es necesario esperar para las intervenciones quirúrgicas en la red de hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS), que ha pasado de dos a tres meses en los últimos cinco años”, continúa el informe. “Además, ha aumentado el número de pacientes que se ven obligados a esperar más de seis meses para ser operados, pasando del 5 al 11 por 100. Esta anomalía, cuya importancia para los enfermos es evidente por sus efectos sobre la calidad de vida, tiene también consecuencias sobre el sistema: a corto plazo, con el aumento de la desafección de los ciudadanos, y a medio y largo plazo, con una probable necesidad de aumento del gasto, lo que debe llevar a reflexionar sobre la eficiencia a largo plazo de ciertas medidas de restricción”.

De hecho, destaca que particularmente 2014 fue un año “difícil” por el “palpable descenso presupuestario” en sanidad. Un ajuste del gasto que es una de las razones que ha conducido a que la Atención Primaria haya perdido “durante la crisis casi un punto porcentual” dentro de los presupuestos sanitarios, “situándose en un 14,8 por 100 del total”.

Freno a la dependencia

Por otro lado, el informe también avisa de la situación del sistema de dependencia en España, y del 'frenazo' que ha experimentado. “Si en los dos primeros años de desarrollo la información procedente del sistema de dependencia no hacía sino mostrar el inevitable avance puesto que el punto de partida era su inexistencia a partir de 2011, el sistema recién nacido comienza a experimentar un freno en su desarrollo que se ha hecho evidente en los últimos dos años”, indica el CES.

El órgano avisa de que el parón “en gran parte deriva de las modificaciones operadas en la dependencia con la aprobación de varias normas de ámbito estatal. Entre los factores concretos que han contribuido al estancamiento, cabe destacar el retraso en la entrada al sistema de los beneficiarios con grado I, la disminución de la intensidad de la protección de las prestaciones y la de las cuantías de las prestaciones económicas o la rebaja de la cuantía del nivel mínimo”.

¿Las razones que han conducido a esta situación? Según el Consejo, la causas concretas con “la insuficiencia de los recursos públicos destinados a la dependencia, y por la falta de inversión en el desarrollo de la red de servicios y la opción de algunas administraciones autonómicas de conceder mayoritariamente prestaciones de tipo económico, sobre todo para el cuidado en el entorno familiar, de coste muy inferior y con menor calidad de la atención”.

ENLACES RELACIONADOS


Acceda al informe del CES

Más de 500 euros de diferencia en el gasto sanitario por habitante entre comunidades autónomas (22/05/15)