26 de septiembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 10:20

El CNIO bordea el rescate financiero

La organización presentó unas pérdidas de 4,85 millones de euros al cierre de 2012 y la auditoría de cuentas reconoce que existe “incertidumbre” sobre la capacidad del CNIO para continuar con su actividad

Viernes, 24 de enero de 2014, a las 11:01
Redacción. Madrid
El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este viernes las cuentas anuales del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) correspondientes al ejercicio 2012. El organismo que dirige María Blasco ha presentado unas pérdidas de 4,85 millones de euros, un balance negativo que indica la “existencia de una incertidumbre” sobre la capacidad del CNIO para continuar su actividad, según asevera el informe de la auditoría de cuentas de dicho ejercicio.

María Blasco, directora del CNIO.

Las pérdidas han venido motivadas por la disminución de la subvención nominativa para gastos corrientes del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), que en 2012 sufre un recorte de 1,01 millones de euros respecto al ejercicio anterior. Esto representa una disminución en euros constantes del 22 por ciento desde 2004. Esta reducción presupuestaria, unida a la pérdida por deterioro del valor de la molécula inhibidora de la proteína quinasa (PIM), desarrollada, patentada y vendida por el CNIO en este ejercicio, se ha traducido en un déficit en 2012 “de considerable magnitud”. En concreto, se han disminuido las reservas del CNIO hasta reducir sus fondos propios (6,2 millones en 2011) a la cuantía del fondo social (1,4 millones), un mal balance que ha dejado a la organización al borde del rescate financiero.

“Afortunadamente”, indican en el informe de cuentas, “en 2012 el seguimiento de las políticas de austeridad, puestas en marcha en el ejercicio anterior, mitigaron en parte este resultado que podría haber sido notablemente superior”. Como consecuencia de esta situación, el Patronato aprobó a finales de 2012 un Plan de Viabilidad del Centro para 2013. El objetivo de dicho plan es garantizar la actividad científica del centro y equilibrar las cuentas a partir de 2014 con un ahorro de 2,5 millones de euros. Una de las primeras vías de ahorro ha sido el ajuste de personal, que a principios de este 2014 ha supuesto la supresión de 31 empleos del CNIO mediante bajas voluntarias.

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda aquí a las cuentas anuales del último ejercicio

El CNIO aprueba 31 bajas voluntarias (07/01/14)