14 dic 2018 | Actualizado: 21:45

El CIC Biogune patenta un sistema para predecir la toxicidad hepática de los fármacos

Estará basada en la metabolómica y el análisis de tejidos

lun 26 septiembre 2011. 17.01H

Redacción. Bilbao
Un consorcio vasco formado por entidades científicas (CIC Biogune), empresas biotecnológicas (Owl Genomics, MD Renal) y farmacéuticas (Faes Farma), y que cuenta con financiación de la Diputación vizcaína, ha patentado un sistema para predecir la toxicidad hepática de los fármacos.

Juan Manuel Falcón, coordinador del proyecto.

El proyecto se denomina Livertox y se basa en un conjunto de moléculas presentes en el suero que son capaces de detectar y cuantificar la toxicidad hepática de manera no invasiva. Se trata de una estrategia novedosa, ya que se utiliza la metabolómica, nueva tecnología que permite el análisis de cientos de metabolitos a la vez en combinación con la experimentación animal, el análisis de tejidos mediante técnicas de histología y bioquímica, así como la integración y procesamiento informático de los datos.

“Es importante destacar que los resultados obtenidos han permitido validar con éxito la estrategia desarrollada por CIC Biogune y sus colaboradores por lo que la línea de investigación podría en un futuro extenderse a otros campos de interés biomédico como, por ejemplo, la identificación de biomarcadores capaces de predecir la respuesta a la administración de un determinado fármaco”, afirma Juan Manuel Falcón, investigador de la Unidad de Metabolómica.

Los importantes avances científicos, tecnológicos y médicos producidos en los últimos años han contribuido al desarrollo de gran variedad de fármacos que buscan paliar los síntomas de enfermedades de muy diferente signo. El desarrollo de estos fármacos implica un largo –entre 15 y 20 años- y costoso proceso que va desde la investigación básica -fase pre-clínica- en los laboratorios de investigación a los estudios preclínicos en modelos animales, así como diferentes estudios clínicos antes de que dichos fármacos puedan ser comercializados.

Sin embargo, y a pesar de los estrictos controles establecidos en el proceso de desarrollo, una vez en el mercado muchos fármacos tienen que ser retirados al detectarse que generan efectos secundarios, principalmente de carácter hepático –hígado-, que no habían sido detectados en ninguna de las etapas del desarrollo.

Esta hepatotoxicidad es responsable de un 5 por ciento del conjunto de ingresos hospitalarios y un 50 por ciento de todas las causas de insuficiencia hepática aguda, y en este sentido, actualmente es la causa más frecuente para retirar un medicamento del mercado, con las implicaciones que esto conlleva en términos sanitarios y económicos en la industria farmacéutica.