Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

El Cermi denuncia la “quiebra” de apoyo social a las personas discapacitadas al llegar la vejez

“Irrumpe los procesos de inclusión y autonomía personal de estos afectados”, según el colectivo

Miércoles, 01 de octubre de 2014, a las 11:55

Luis Cayo Pérez Bueno, presidente del Cermi.

Redacción. Madrid
“Quiebra en la continuidad de apoyos y atención de carácter social a las personas con discapacidad que envejecen”. Esta es la denuncia que ha formulado el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) a propósito de la celebración del Día Internacional de las Personas Mayores.

Según el colectivo, esta ‘fractura’ irrumpe los procesos de inclusión y autonomía personal de estos afectados. Se produce, en palabras del Cermi, una “rígida separación” por mera razón de edad, inferior o superior a los 65 años, “en los dispositivos públicos de servicios sociales de discapacidad y mayores, que afecta a las personas con discapacidad cuando envejecen, entre los que no existe continuidad natural”.

Una 'quiebra' injustificada, según los afectados

Los responsables del organismo reconocen que el cumplimiento de una determinada edad, fijada habitualmente en los 65 años, en personas con algún tipo de discapacidad “determina arbitrariamente” el abandono de apoyos y acompañamiento que estaban recibiendo hasta ese momento “en muchos casos”. Por ello, esa autonomía personal e intento de inclusión en la comunidad pasa “abruptamente” a otra esfera: “A un esquema de atención a mayores, distinto y en bastantes ocasiones contradictorio con los apoyos anteriores”, indica el Cermi.

Al llegar a producirse esta “quiebra” se da una situación “injustificada”, afirma el comité nacional, que solo lleva al olvido de la centralidad de la persona con discapacidad. Y eso pese a que “más allá de la edad que tenga”, ese eje vertebral de inclusión “debe presidir toda la planificación de los apoyos y que han de mantener la coherencia y la lógica a lo largo de la vida”, concluyen desde el Cermi.