Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

El Centro de Solidaridad atendió un 17% más de drogodependientes en 2011

Hay un descenso de los tratamientos por adicción a la cocaína por su elevado precio

Lunes, 02 de julio de 2012, a las 15:58

Redacción. Zaragoza
El Centro de Solidaridad de Zaragoza (CSZ), que atiende a drogodependientes dentro del programa Proyecto Hombre, ha atendido a 2.100 personas, lo que supone un incremento del 17 por ciento en las personas atendidas con respecto al año 2010.

Rudi, durante la visita.

El CSZ ha hecho pública hoy su memoria de 2011, aprovechando la visita que la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha realizado a las instalaciones de este centro concertado. La memoria del CSZ 2011 indica que, siendo especialmente llamativo el descenso de los tratamientos por adicción a la cocaína por su elevado precio, ésta sigue siendo la primera sustancia de consumo.

En este sentido, ha aumentado el consumo de drogas baratas, como el cannabis, especialmente en los hombres, y otras legales, como el alcohol, con un 8 por ciento más de atendidos, o algunos fármacos, normalmente combinados con otras sustancia. La memoria apunta también que se ha detectado un descenso de la edad de inicio del consumo. Otro de los datos preocupantes es el de los casos de patología dual (coincidencia de drogodependencia con otros trastornos psiquiátricos), que son el 55 por ciento del total, por el auge de las nuevas drogas psicoestimulantes u otras como el cannabis, que favorecen trastornos como la esquizofrenia.

Además del repunte del consumo de fármacos legales o, en general, de drogas más baratas, se observa un importante número de recaídas, aún sin cuantificar, debido a que pacientes ya tratados no han sido capaces de reinsertarse laboralmente o acceder a una vivienda en el actual contexto de crisis, lo cual les ha llevado a la desesperación y a la adicción de nuevo.

En cuanto a la actividad del CSZ, su programa se basa en cuatro puntos principales: recuperación de las nociones educativas básicas (muy deterioradas por la adicción), labor psicoterapéutica individual y en grupo, intervenciones de tipo médico (para los cuidados ordinarios y porque se mantiene la relación entre drogodependencia y enfermedades infecciosas) y de tipo social, para recuperar vínculos familiares u orientarles en su reinserción laboral.

Durante la visita al centro, la presidenta Luisa Fernanda Rudi ha destacado la labor que realiza la CSZ y su adaptación en función de las demandas de la sociedad, por los cambios en los hábitos de consumo, y ha expresado su deseo de que, a pesar de la crisis, se pueda mantener o aumentar el número de plazas que el Servicio Aragonés de Salud concierta con este centro.