Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 13:30

El arte se suma a la ciencia para combatir el Alzheimer

El objetivo es estimular el cerebro de los pacientes y ralentizar la enfermedad mediante la expresión facial de las emociones

Viernes, 11 de marzo de 2011, a las 14:15

Redacción. Murcia
“Arte y Cultura como Terapia contra el Alzheimer: emociones en silencio con la colaboración de Bill Viola" es el nombre del proyecto realizado por la Unidad de Demencias del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia para, mediante la expresión facial de las emociones, estimular el cerebro de los pacientes y ralentizar así la enfermedad.

Carmen Antúnez, directora de la Unidad de Demencias de la Arrixaca.

Este proyecto, en el que colaboran el Centro de Documentación y Estudios Avanzados de Arte Contemporáneo de Murcia (Cendeac), el Centro Párraga y la Escuela de Arte Dramático de Murcia, ha sido presentado por su responsable, la directora de la Unidad de Demencias de la Arrixaca, Carmen Antúnez, quien ha destacado la importancia de completar los tratamientos farmacológicos con la estimulación cognitiva.

Coordinado por la doctora en Historia del Arte Halldóra Arnardóttir, esta actividad utiliza el teatro como terapia, para lo que cuenta con la colaboración del vídeo del artista estadounidense Bill Viola, que ha puesto su obra “Six Heads”, de la serie “The Passion”", a disposición de los enfermos de Alzheimer.

Con este vídeo, de 20 minutos de duración y que representa una mirada íntima hacia las emociones expresadas en silencio y grabadas a cámara muy lenta, se muestra a los enfermos, a través de la gesticulación facial, la alegría, la tristeza, el enfado, el miedo, el asombro y el estar soñando/durmiendo, que ellos después tendrán que identificar e imitar.

“Se trata de mantener el cerebro de estos pacientes activo”, ha explicado Antúnez, quien ha señalado que está demostrado que los pacientes que tienen, además de un tratamiento farmacológico, tratamientos estimulativos cognitivos son más independientes y consiguen que el alzheimer tenga una evolución más lenta, incluso que se consiga frenar el desarrollo de esta patología en un par de años.

Asimismo, ha señalado que hay que avanzar “todavía mucho” en la concienciación de que los tratamientos estimulativos son “tan importante” como los farmacológicos, y ha abogado por que se ofrezcan y apoyen desde la administración de la misma forma que éstos ya que, según ha comentado, son las asociaciones y ongs las que soportan la mayor parte de estos tratamientos.